Estás leyendo: Analogía del diseño y la comida
Comparte esta nota

Analogía del diseño y la comida

Reflejos creativos, por Estefanía Mendívil

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La comida es una de mis pasiones, disfruto mucho cocinar, pero sobre todo el proceso que involucra preparar un festín. Palabras como balance, armonía, texturas y gama de colores se utilizan en ambas disciplinas.

 

¿Por dónde empezar? Piensa en la mesa como un lienzo en blanco, las posibilidades de crear son infinitas. Comienza tomando como referencia la época del año en la que te encuentres y busca lo mejor de los productos de temporada, estos dictarán la pauta en el menú y en ocasiones hasta el tema o gama de colores. Por ejemplo, en primavera utiliza tonos claros o pasteles, en verano selecciona aquellos que sean brillantes, platillos frescos como ensaladas y aromas como albahaca y romero, con reuniones más relajadas en el jardín.

 

Al igual que cualquier proyecto, requiere de planeación. Hay veces que las ideas llegan rápido y es bueno hacer anotaciones y bocetos al igual que para diseñar un interior. Puedes elegir el tema a partir de un objeto, ya sea un jarrón, un tipo de flor o productos de temporada y a partir de eso crear un concepto interesante. La relación entre el diseño de la mesa con los alimentos es importante, esta unión hace que vivamos una experiencia más placentera tanto en el paladar como a la vista.

 

Fuera del posicionamiento correcto de los cubiertos y vajillas, se puede jugar con los diseños de los platos combinando diferentes estilos, centros de mesa con flores, los lugares de cada comensal establecidos de formas creativas sobre frutas o papel de algodón con caligrafía moderna. 

 

Cocinar cosas muy complicadas no es necesario, a veces las cosas más sencillas en sabor y apariencia son las que más nos llenan el ojo y el apetito. La combinación de alimentos y presentación es la que hace una comida exitosa. Diseña un menú donde todos los alimentos sean de un solo color y pasa ese concepto a la elección de vajilla y centros decorativos. Una mesa con un total whitelook, minimalista y elegante, un menú totalmente blanco: crema de espárragos blancos, filete de pescado en salsa de vino blanco y de postre una deliciosa pavlova cubierta en frambuesas blancas. 

 

No te limites en el diseño, utilízalo en diferentes aspectos de tu vida, en acontecimientos y detalles que hagan tu día a día más especial.

 

ESTEFANIAMENDIVIL@LINOBLANCO.COM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...