Estás leyendo: El valor del aire
Comparte esta nota

El valor del aire

POR DANIEL FERNÁNDEZ

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Antiguamente se solía decir que "comprar un departamento era como comprar aire". Una vieja creencia arraigada entre los mayores que adoptaron el hecho de poseer una vivienda unifamiliar con tierra propia como el mejor activo al que una familia podría aspirar. Aún hoy en día pueden encontrarse algunas personas con la misma creencia que atribuyen al suelo el mote del bien más valioso.

¿Y si se cae el edificio? Pasa lo mismo que si se cae la casa, pierdes el valor del espacio construido y mantienes el valor de la tierra con la diferencia que la propiedad está compartida con los vecinos del edificio.

En ciudades como Monterrey, donde malamente, por lo general los planes urbanos se basan en corredores y no en zonas para determinar donde se pueden construir multifamiliares, es común que estos inmuebles se ubiquen en avenidas principales, cuyo valor de la tierra suele ser superior al de una casa. Dicho sea de paso, los departamentos generalmente están mucho mejor ubicados que las casas de igual valor.

Seguramente son menos metros, sí, pero son mejores metros. El espacio desperdiciado en las casas suele ser mucho mayor que en un departamento, simplemente las circulaciones como escaleras y pasillos son áreas que no aportan y sÍ se suman en el costo de una casa, mientras que los edificios comparten estas circulaciones entre varios vecinos. Adicionalmente, las áreas comunes y de servicio en la vivienda colectiva no suelen sumarse al área vendible, sin embargo están ahí y difícilmente las encontrarás todas en una casa del mismo valor.

Vivir en un multifamiliar también aumenta la seguridad, ¿cuándo fue la última vez que escuchaste que unos ladrones subieron al quinto piso a robar? Aunado a esto, el malhechor buscará tener el camino fácil para que todo salga como lo tiene planeado, en un espacio colectivo cada vecino tiene distintos horarios y es más difícil predecir cuándo no habrá nadie. Tus vecinos te protegen.

La ciudad es la más beneficiada de tener edificios multifamiliares, aún mejor con comercio a nivel de calle. Es común escuchar a residentes de viviendas unifamiliares quejarse de la construcción de departamentos y atribuirles los problemas de seguridad, tráfico e infraestructura, cuando son ellos quienes dejan la casa sola, generalmente manejan largas distancias y pagan menos impuesto predial comparado con el territorio y servicios que requiere su forma de vida.

Por último, no podemos decir que la vivienda vertical sea la panacea, pueden existir colonias con densidades suficientes y baja altura donde las casas compactas se mezclan con los servicios como el Barrio Antiguo y lograr una mejor dinámica de ciudad que varias torres aglutinadas lejos de todo, como en Chipinque. Hablando del Barrio Antiguo, la escala y respeto al patrimonio es sumamente importante para mantener un orden e identidad, tumbar casas de relevancia histórica para construir departamentos nuevos es un pecado mortal.

Seguir pensando que comprar un departamento es comprar aire, puede ser una creencia que te orille a vivir cada vez más lejos de los lugares que frecuentas, reduzca considerablemente tu tiempo libre y aumente tus gastos. Piénsalo, quizás solo son viejas y erróneas creencias en tu cabeza.

DFERNANDEZ@CITIO.WORK

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...