Estás leyendo: Icónica transformación
Comparte esta nota

Icónica transformación

El mítico restaurante parisino Alcazar, reabrió sus puertas con un concepto renovado que invita a vivir una experiencia burguesa y de lujo gourmet.

1 / 4
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Por: Arq. José Juan Garza

 

Un referente de la gastronomía parisina vive una nueva transformación, donde el exuberante lujo y la escena cultural dotan de una nueva identidad a este mítica brasserie. Este establecimiento histórico cerró sus puertas durante tres meses para reinventarse bajo una nueva idea central: el espíritu de una mansión en el número 62 de la Rue Mazarine en París.

 

Este ambicioso concepto fue desarrollado por la arquitecta e interiorista Laura González, quien llevó al límite la representación de una casa burguesa en la actualidad. La diseñadora es reconocida en el medio por su capacidad y éxito al renovar iconos de la vida nocturna de la ciudad, como el Bus Palladium o el Regine’s Club.

 

La propuesta de interiorismo se basa en proyectar la imagen de una casa familiar, en sí la de un coleccionista, donde existen todo tipo de sorpresas, detalles y muebles que inspiran y cautivan. Igualmente, la línea de diseño tiene la intención de fusionar la esencia histórica clásica con una tendencia actual que mantiene lo mejor y potencia ambos mundos. 

 

El nuevo esquema del restaurante se basa en divisiones claras que definen ambientes diferentes, donde las transiciones entre los espacios se convierten en los principales atractivos. Estos recorridos conducen a los visitantes por misteriosos rincones que poco a poco cuentan su historia.

 

El establecimiento incluye un salón de fumadores, un balcón y áreas de exposición donde el rosa y el verde brillante revisten los muros de una manera contrastante y atractiva. El salón principal está envuelto en plantas, emulando sutilmente la idea de un jardín.

 

En la paleta de materiales, una dualidad de identidades se fusionan para crear un diseño de interior actual y elegante que combina mármol, latón, terrazzo, rafia y madera. De la misma manera, la gama de acabados va desde lo pulido, encerado, natural y rústico, exhibiendo al mismo tiempo armonía y contraste.

 

La selección de colores se enfoca en un perfil más juvenil, con un aire fresco con tonalidades mostaza y el azul. Sin duda, el Alcazar está concebido para albergar fiestas, exhibiciones y conciertos, además busca restituir el encanto de estos encuentros sociales, culturales y gastronómicos.

 

Esta reinterpretación del Alcazar mantiene el lujo y el orgullo de antaño, un legado que vibra en cada esquina y espacio del restaurante, un lugar que nunca cesa de sorprender y que sólo al visitar la ciudad luz se puede percibir y descubrir el gran misterio que encierra. 
 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...