Estás leyendo: Jennika Kane: El regreso de una artista
Comparte esta nota

Jennika Kane: El regreso de una artista

En esta nueva exposición, Jennika presenta su evolución artística e invita a los espectadores a adentrarse al mundo de sus sueños.

1 / 6
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Por: Laura Sánchez | Fotos: Diego Alanís | Hair: Sebastian Rivera | Makeup: Lupita Flores

 

En Fuego para Agua, Jennika Kane abordó la dualidad de las energías femenina y masculina a través de una serie de imágenes que tuvieron a caballos como protagonistas. La imponente fuerza y sutil gracia característica de estos animales reflejaron a la perfección el concepto que la artista buscaba plasmar en cada una de sus obras. Tras el éxito de ese primer proyecto, Jennika se adentró en un nuevo proceso creativo, en el que invita al espectador a transitar a través de sus propios sueños. Se trata de Yurah, la muestra que hoy llega al Centro Cultural Plaza Fátima y en la que evoluciona como artista al presentar 23 piezas de arte objeto, en las que combina colas de caballos con cuarzos y piedras preciosas. 

 

“Esta exposición podría considerarla una continuación de Fuego para Agua, manteniendo la fuerza y belleza de los caballos, ahora enfocado en el arte objeto, que son los fuetes. Son herramientas o puentes para conectarnos con la textura ancestral; esa magia y sabiduría energética que se conecta con la grandeza del todo y sus dimensiones”, explicó.

 

Yurah significa belleza en la lengua inuit, perteneciente a una tribu del norte de América. Cada una de las piezas de esta muestra llevan nombres de esas tribus pues, desde la visión de la artista, han sido los encargados de mantener viva esa textura ancestral que busca reflejar. “Los fuetes son objetos con los que transito a través de mis sueños, ellos me acompañan y me brindan la posibilidad de protegerme, de regresar a este otro lado en mi imaginario; al materializarlos es que se crea un puente hacia otras realidades”, nos confesó. Para Jennika, el principal reto con su nuevo proyecto es, precisamente, que quienes admiren sus piezas logren conectarse con esas realidades alternas. “Quisiera que el espectador transitara hacia sus propios sueños, fantasías e imaginario mágico; que sean acompañados, protegidos, nutridos y amados en los procesos que tengan que vivir en esta vida”, dijo.

 

Completar este proyecto le tomó a la artista más de un año, en el que con ayuda de proveedores recolectó el material necesario para desarrollar sus ideas. Además, la selección de piedras fue un proceso de compenetración con sus piezas. “Cuando encuentro la piedra, o cuando ella me encuentra a mí, ya casi estoy visualizando la pieza terminada, es como una especie de revelación que tengo; una comunicación energética con ellas”, mencionó.

 

La inspiración, aseguró Jennika, viene principalmente de dos elementos, los sueños y la sensualidad. “Encuentro mucha inspiración en el proceso natural que me lleva materializar lo que veo en el mundo interior, o bien, en el que vuelo mientras duermo”. 

 

DETRÁS DE LA ARTISTA

Ciudades que la inspiran

Las ciudades de la matria, como los bosques de California, el volcán de Ecuador o la jungla de la Amazona.

Música que la pone creativa

La música de piano de Eric Satie, pero también el indie y el alternativo.

Fragancias o aromas que no olvida

Las flores blancas, el jazmín, el palo santo, el olor a caballeriza, 

El aliento de mi perro y el de las palomitas del cine.

Los colores que predominan en su vida

Me gustan todos los grises, cálidos y fríos en todas sus tonalidades; también los metálicos e iridiscentes.

Tres palabras que la definen

Fuego, agua, curiosa.

 

“La belleza que busco es más profunda, más cercana a la materia intangible, a los sueños, a la magia… la belleza del alma”.

 

“Reinventarme es el arte y esencia de lo que soy.  Me gusta sentir la belleza de la transformación y crear arte para acompañar ese proceso”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...