Estás leyendo: Nada es lo que parece
Comparte esta nota

Nada es lo que parece

Una nueva forma de hacer arquitectura envuelve a la misteriosa fachada que invita a descubrir espacios únicos en esta radical residencia en Kuwait.

1 / 5
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Por: Arq. José Juan Garza

 

Wall House es una casa que provoca misterio, con énfasis en la duda sobre su identidad, donde es todo y nada al mismo tiempo. La arquitectura se preocupa por ser protectora de la vida familiar y rechaza las miradas externas en virtud de la vida hacia el interior para crear su propia realidad única y personal.

 

El proyecto residencial fue realizado por la multipremiada firma internacional AGi Architects, donde sus directivos Joaquín Pérez-Goicoechea, de España, y Nasser B. Abulhasan, de Kuwait, ofrecen una visión híbrida y refrescante del quehacer arquitectónico en este mundo cambiante. La construcción tiene una extensión de 2500 m2 y fue terminada en 2015 en Khalidiya, Kuwait.

 

Al acercarse a la vivienda, el visitante es recibido por una gran celosía que se introduce en el volumen y define un recibidor. Esta celosía envuelve y encierra la sala con un jardín con vegetación de la región. Adicionalmente, en este mismo piso, la familia puede convivir en áreas privadas de las que pueden apropiarse de manera personal o familiar, llamadas oasis.

 

En sí, Wall House es una reflexión de arquitectura sobre la vida en familia, un gran cascarón que protege y contiene el programa. La residencia se divide específicamente en cuatro patios que crecen verticalmente que forman rincones misteriosos a lo largo del recorrido. Estos patios permiten disfrutar de una circulación natural de aire que llega hasta las terrazas y las demás áreas del interior.

 

En el siguiente nivel se ubicaron las habitaciones de las tres hijas, las cuales tienen una conexión a un patio privado. En el exterior, se delimitó una sala para las noches menos calurosas en el año, donde se pueden realizar reuniones con amigos y familia. Algunas de las terrazas en este nivel conectan a través de los jardines privados con la planta baja.

 

Las interconexiones visuales de estos ámbitos privados siempre están orientadas, enfocadas y protegidas por medio de volados y detalles de inclinaciones del volumen, los cuales provocan juegos de sombras en las terrazas y jardines, y evitan cuidadosamente el contacto visual directo. Con base en lo anterior, la vegetación también se utilizó como un recurso climático y óptico que deja que la selección de plantas crezca y poco a poco se apropie de los muros.

 

Definitivamente, Wall House tiene el objetivo de crear espacios donde el habitante se pierda y se encuentre, donde se puedan conocer mejor a sí mismos y donde la protección que brinda la construcción permita a los habitantes ser ellos mismos, sin excusas ni miedos.

 

Al acercarse a la casa, el visitante es recibido por una gran celosía que se introduce en el volumen, definiendo un recibidor. Esta celosía envuelve y encierra la sala con un jardín con vegetación de la región.

 

Las interconexiones visuales de los espacios privados siempre están orientadas, enfocadas y protegidas por medio de volados y detalles de inclinaciones del volumen, los cuales provocan juegos de sombras en las terrazas y jardines, evitando contacto visual directo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...