Estás leyendo: UN DÍA PARA RECORDAR
Comparte esta nota

UN DÍA PARA RECORDAR

Recibir por primera vez la comunión es una experiencia inolvidable.

1 / 12
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Recibir por primera vez la comunión es una experiencia inolvidable, por esa razón Marcela Elizondo quiso compartir esta felicidad con sus seres queridos.
La ceremonia religiosa se llevó a cabo en la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, los asistentes escucharon con atención la palabra de Dios, en especial Sandra de Manzur y Eduardo Manzur, quienes desde que les propusieron ser padrinos, aceptaron con gusto esa responsabilidad.
Posteriormente se trasladaron a la palapa de tenis del Club Campestre para continuar la celebración. El exquisito menú compuesto por lasaña acompañada de ensalada de verduras deleitó el paladar de los invitados, y ni hablar de la mesa de postres, la cual contenía exquisitos brownies glaseados con nuez, lunetas, palomitas con extra mantequilla y palanquetas.
Al finalizar el evento, se entregó a las niñas una tiara con pedrería, mientras que para los adultos se regaló medallas de la virgen de Guadalupe con perlas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...