estilo de vida

Detrás de un ícono: La historia detrás del Perfume no. 5 de Chanel
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: Detrás de un ícono: La historia detrás del Perfume no. 5 de Chanel
Comparte esta nota

Detrás de un ícono: La historia detrás del Perfume no. 5 de Chanel

Estilo de vida

Si toda mujer viva ha escuchado de esta fragancia es por algo, ¡y te contamos la razón!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Como la mayoría de las cosas atribuidas al genio de Gabrielle "Coco" Chanel (su estilo, sus creaciones y hasta su historia), el inicio de Chanel No. 5 se basa principalmente en historias que son difíciles de probar. De hecho, el sitio web de la marca enfatiza la legendaria historia del perfume, afirmando que el No. 5 "reescribe el mito con audacia para transformar una herencia en un cuento contemporáneo".

Entonces, considerando que la marca se enorgullece de las paradojas y la naturaleza mítica del perfume, ¿qué partes de la historia del Chanel No. 5 son reales? Por lo que han descubierto los historiadores, la historia real es complicada y controvertida, pero eso ya no nos sorprende la espía nazi, Coco Chanel, ¿o no conoces esa historia?

La creación del Perfume no 5 de Chanel

Hasta el siglo XX, un perfumista elaboraba esencias mientras que las casas de moda se enfocaban en la ropa. Aunque algunos diseñadores comenzaron a incursionar en la producción de fragancias a principios del siglo XX, al modisto francés Paul Poiret, uno de los rivales más grandes y desagradables de Chanel, generalmente se le atribuye ser el primero en presentar una fragancia exclusiva en 1911.

Sin embargo, Poiret la llamó 'Parfums de Rosine' por su hija en lugar de usar su propio nombre. Mientras que Chanel colocó su nombre de manera destacada en cada botella y publicidad relacionada con sus fragancias, asegurándose de que sus perfumes siempre estuvieran vinculados a su identidad de marca.

La leyenda del origen de Chanel No. 5 generalmente comienza cuando Chanel conoció al perfumista franco-ruso Ernest Beaux en 1920 y lo desafió a crear un aroma que hiciera que su cliente "oliera a mujer, y no a rosas". Aparentemente, Chanel pensó que las mujeres olían como una mezcla de 80 ingredientes naturales y sintéticos, porque eso fue lo que eligió cuando Beaux le presentó una serie numerada de muestras de perfumes para elegir.

Según cuenta la leyenda, Chanel eligió la quinta muestra y declaró: "Muestro mis colecciones el cinco de mayo, el quinto mes del año, así que dejemos el número que lleva, y este número cinco le traerá buena suerte". La fórmula elegida, que debutó en 1921, fue un ramo olfativo de notas que incluyen jazmín, ylang-ylang, rosa de mayo y sándalo, junto con una generosa dosis de aldehídos que le dan al perfume su distintivo aroma "limpio", que resuena a la ropa fresca.

Tradicionalmente, las mujeres respetables usaban perfumes que olían a flores singulares, mientras que las cortesanas y otras damas atrevidas usaban olores más descarados como el almizcle o el jazmín para atraer a los hombres. Al elegir una fragancia que mezclaba la sensualidad del jazmín y el almizcle con flores indefinibles y aldehídos, Chanel hizo una fragancia que cuestionaba la noción del perfume que indicaba posición social, ayudando a demostrar toda la paradoja: que las mujeres pueden ser simultáneamente "sexy" y "puras" (oh, ¡el descaro!).

Además, no es ningún secreto que Mademoiselle Chanel una vez fue una mujer que usó el dinero de sus amantes para ayudar a financiar sus empresas comerciales. Teniendo en cuenta eso, sus opiniones sobre la sexualidad y el empoderamiento femenino se consideraron poco convencionales en ese momento, lo que hace que las características del Chanel No. 5 parezcan aún más adecuadas.

El fuerte porcentaje de aldehídos del perfume permitía que la fragancia permaneciera en la piel de quien la usaba durante un período de tiempo prolongado, lo que lo hacía más adecuado para mujeres "modernas" con vidas agitadas y gustos complejos. Sin embargo, algunos historiadores consideran que Jicky de Aimee Guerlain, lanzado en 1889, es el primer perfume moderno. En lugar de imitar el olor de las flores, Jicky también fue una combinación de ingredientes naturales y sintéticos que crearon un aroma multifacético y diferente a todo lo que se encuentra en la naturaleza, anterior al concepto "revolucionario" de Chanel No. 5 durante más de 30 años.

El éxito del Perfume no 5 de Chanel

Sorprendentemente, el éxito temprano y el ascenso meteórico del Chanel No. 5 tuvo poco que ver con el marketing, a pesar de que el perfume apareció más tarde en algunas de las campañas publicitarias más memorables del siglo pasado.

Aunque el perfume apareció en anuncios glamorosos durante las décadas de 1940 y 1950, con lemas como "Toda mujer viva ama a Chanel No. 5", quizás la campaña más icónica presentó a Catherine Deneuve en la década de 1970. Fotografiado por Richard Avedon, el anuncio es tan minimalista como el propio envase del perfume, y no muestra nada más que el nombre y la cara de la actriz francesa junto con el frasco de perfume. Deneuve prepararía el escenario para una larga lista de hermosas actrices que representaría al perfume, incluida Nicole Kidman, quien apareció en el costoso y extravagante comercial No. 5 dirigido por Baz Luhrmann en 2003. En un giro extraño, Chanel reclutó al actor Brad Pitt para ser el primer hombre en anunciar Chanel No. 5 en 2012, lo que resultó en uno de los comerciales de belleza más extraños que jamás hayamos visto.

Quizás la mejor publicidad que Chanel No. 5 haya recibido nunca fue ningún anuncio en lo absoluto. ¿Quién puede olvidar la legendaria respuesta de Marilyn Monroe cuando un reportero le preguntó qué vestía para dormir? A partir de ese momento, nada podría ser más sexy que la idea de que una mujer se fuera a acostar con solo unas gotas de Chanel No. 5. La marca decidió reutilizar esta línea icónica en 2013 cuando basaron una nueva campaña en el clip de sonido y las imágenes clásicas de la estrella sosteniendo el frasco de perfume provocativamente junto a su pecho.

La controversia

Y pues nada: No toda la historia del Chanel 5 ha sido sexy, pues no es ningún secreto que Coco Chanel tuvo algunas opiniones y alianzas muy cuestionables a lo largo de su vida. Algunos de estos rasgos controvertidos se hacen evidentes en su relación con Pierre y Paul Wertheimer, quienes financiaron Parfums Chanel. En 1924, Mademoiselle Chanel firmó un acuerdo que la privaba de participar en todas las operaciones comerciales de fragancias y le proporcionaba el 10% de todas las ventas en Francia a cambio de la licencia de su nombre. Al darse cuenta del verdadero potencial para hacer dinero cuando Chanel No. 5 se convirtió rápidamente en un perfume de mayor venta, Chanel luchó por recuperar el control de su línea de fragancias y lo haría durante las próximas décadas.

La oportunidad de tomar el control se presentó al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, cuando la fragancia se fabricaba en Hoboken, Nueva Jersey, utilizando materiales importados de Francia. Dado que los hermanos Wertheimer eran una familia judía, su negocio y propiedad eran susceptibles de ser confiscados por los nazis.

En 1941, Chanel supuestamente escribió a funcionarios alemanes en un intento de usar su posición "aria" como una forma de recuperar la propiedad exclusiva de su línea de fragancias de "propiedad de judíos". Para su sorpresa, los hermanos hábilmente habían entregado la propiedad a un hombre de negocios cristiano antes del inicio del control nazi, lo que hizo que la súplica de Chanel terminara en un intento fallido. Después de la guerra, a los hermanos se les devolvió la propiedad y renegociaron su acuerdo con Chanel para otorgarle el dos 2% de las ventas mundiales de perfumes en todo el mundo, convirtiéndola en una de las mujeres más ricas del planeta.

Y tú, ¿ya tienes el tuyo?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...