estilo de vida

¿Por qué envidiar al optimista y no al genio? Aquí la poderosa razón
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: ¿Por qué envidiar al optimista y no al genio? Aquí la poderosa razón
Comparte esta nota

¿Por qué envidiar al optimista y no al genio? Aquí la poderosa razón

ESTILO DE VIDA

El mundo moderno recompensa en exceso la inteligencia académica, pero las personas más exitosas no son las más inteligentes de sus organizaciones.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Se dice que el mundo moderno recompensa en exceso la inteligencia académica, y así es. Sin embargo, de las personas más exitosas que conozco, ninguna es la más inteligente de sus organizaciones, y mucho menos de sus grupos generacionales. A partir de cierto nivel cognitivo, otro rasgo parece ser más decisivo.

El “optimismo” es la palabra más nítida para describirlo, pero da un tono banal a lo que es un complejo y espeluznante don mental: la búsqueda de buenas noticias entre las malas, la voluntad de magnificarlas e incluso inventar algunas, reinterpretar los acontecimientos adversos como lo que uno había querido todo el tiempo. Puede rozar el autoengaño. Pero también hace que la gente pase la noche. Y el componente más subestimado del éxito sigue apareciendo.

Ya sea que el optimismo sea genético o algo aprendido, estoy seguro —de una manera en que no lo estaba cuando todavía no conocía a ningún alto ejecutivo— de que vale más que la inteligencia extrema. Pocos ejecutivos o empresarios que haya conocido han dicho algo brillante o novedoso. Si hay un atributo envidiable, es una incapacidad casi constitucional para lamentarse. Esto, como lo que le falta a la imagen de Gordon Gekko de los negocios, es la psique comercial: no la búsqueda de ventajas en todo, sino el verlas.


No le corresponde a un periodista culpar a Voltaire, pero la figura cómica del profesor Pangloss en Cándido, que encuentra un lado positivo en todas las calamidades de la vida, se lee más y más como una nota falsa a medida que envejezco. Un personaje que pretende ser ridículo evoca, de hecho, a los mayores triunfadores de la vida real. Hay algo de su exasperante entusiasmo en los tres últimos primeros ministros del Reino Unido que han obtenido una mayoría parlamentaria: Tony Blair, David Cameron y Boris Johnson. (Gordon Brown y Theresa May, más sombríos en cuanto a temperamento, lo que siempre se malinterpreta como profundidad, se quedaron cortos).

El optimismo es, en parte, lo que Oliver Wendell Holmes tenía en mente cuando llamó a Franklin D. Roosevelt un “intelecto de segunda clase” con un “temperamento de primera clase”. Debería ser obvio que lo decía como un elogio. Pero está casi tan claro que, obligados a elegir, la mayoría de los tiger parents (padres estrictos que buscan el éxito profesional de sus hijos) del siglo XXI desearían que los rasgos de sus hijos fueran al revés. Es difícil criticar su lógica. El intelecto es más cuantificable y, sin duda, se puede entrenar más que el temperamento. La lucha mundial por los lugares en las mejores universidades es darwiniana, si no hobbesiana. Sin embargo, cuando veo a mis amigos entrar en la fase de educación de alto nivel de la paternidad de cuello blanco, siento que sobrevaloran los rendimientos marginales de la capacidad cerebral más allá de un cierto punto (ciertamente alto).


Esto es solamente un caso que se centra en la carrera profesional para dar al optimismo lo que le corresponde junto con el intelecto. La otra es que no se puede navegar por una fase sombría de la historia sin él. Más o menos desde 2016, millones de nosotros hemos utilizado trucos psíquicos, en su mayoría inconscientes, para absorber un torrente de acontecimientos angustiosos o al menos impactantes. “Cara, Le Pen pierde; cruz, Londres gana”, es solo uno de los más imaginativos. La exposición selectiva a noticias sobre una guerra en el extranjero podría ser otra. Yo mismo cuento la historia de que el Brexit me obligó a tomar una serie de decisiones que enriquecieron mi vida. (Incluyendo, en Los Ángeles, el descubrimiento de mi segunda ciudad).

¿Es estrictamente cierto? ¿La causa y el efecto son tan nítidos? ¿No podría haber hecho exactamente las mismas cosas de todos modos? En algún momento, la veracidad de la creencia se vuelve menos importante que su utilidad.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...