estilo de vida

Conoce Sersana,el centro fitness creado por Lety Román
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: Conoce Sersana,el centro fitness creado por Lety Román
Comparte esta nota

Conoce Sersana,el centro fitness creado por Lety Román

Personajes CHIC

Platicamos con la fundadora de este estudio que, más allá del ejercicio, procura el well living de sus asistentes.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Todo personal, nada impersonal. Esa es la manera en que podría calificar una clase en Sersana, con Lety Román como la trainer de esa fría mañana de diciembre. A las 5:55 AM estábamos 13 mujeres alistándonos para comenzar la sesión de Sersana Body Method (SBM), la clase insignia de este estudio de fitness, que promete trabajar tu cuerpo completo, combinando ejercicios de alto y bajo impacto en 60 minutos.

Una a una, Lety fue saludándonos por nuestro nombre y después de una breve charla inició una playlist y comenzó un viaje que recorrería nuestros cuerpos de pies a cabeza y nos llenaría de energía y equilibrio.

Pero equilibrio no es algo que definiera la infancia de Lety. Un padre puertorriqueño increíble pero con problemas de drogas perturbó su mundo; sin embargo, ella, junto con su mamá, una activista política dedicada a ayudar a la gente, lograron contrarrestar la situación y salir adelante. 

“Estar en el mundo del well living viene de una parte de mí que buscaba sobrevivir. Vivía en los barrios pobres de Nueva York y ver morir a mi padre tan joven por su estilo de vida me hizo saber que yo quería vivir sanamente y por mucho tiempo, tener hijos saludables y ser un ejemplo para ellos”, cuenta.

Aunado a esto, Lety supo desde muy pequeña que quería trabajar con su cuerpo. “Siempre he creído que nuestra alma es la que nos guía a saber para lo que somos buenos en la vida y yo desde muy pequeña supe que quería trabajar con mi cuerpo, así que a los siete años comencé a bailar. Bailar me parece una de las mejores formas de expresión”, asegura feliz mientras contonea los hombros.

A los 13 años, la espigada trainer y cofundadora de Sersana pertenecía a la compañía de danza de Laguardia High School of the Performing Arts (conocida por ser la academia de la película Fama), a los 19 ya era profesional y entrenaba ocho horas diarias, y unos años después se hizo bailarina para grupos de música como Salt-N-Pepa y P. Diddy. “Iba de gira con ellos, hasta que a los 27 años me embaracé de primera hija. Dejé los tours, pero nunca dejé de trabajar mi cuerpo”.


Tu vida estaba muy establecida en Nueva York, ¿cómo es que llegaste a México?

Me casé con un italomexicano y hace 12 años nos mudamos a este maravilloso país por trabajo de él. Cuando llegamos, mi segunda hija acababa de nacer y empecé a entrenar en un gimnasio para recuperarme. La gente se me acercaba y me preguntaba cómo trabajaba, y yo, tratando de compartir lo que sabía, comencé a entrenar de manera personalizada y luego a celebridades como Dominika Paleta

Mi “marca” era Lety Body Fit, pero yo no quería sólo eso, quería algo en grande porque mi madre me enseñó desde chiquita que ayudar en el mundo, ser una persona buena y compasiva es muy importante. Y una cosa llevó a la otra hasta que una persona me pidió que entrenara a un grupo, luego fueron muchos grupos y comenzaron los bootcamps.

¿Y es cuando surge Sersana?

Sersana nació a partir de un bootcamp al que asistió Ana Jimena Ramírez, amiga mía de tiempo atrás. Ana Jimena me dijo que, a pesar de que siempre había hecho ejercicio, nunca había notado que su cuerpo cambiara de esa forma y que tendríamos que hacer una plataforma más grande. 

Ana Jimena fue quien puso todo sobre el papel; ella es una mujer de negocios, es muy inteligente, y yo soy la creativa, la encargada de la parte física. Hicimos el match perfecto.

El primer paso que dieron fue rentar un estudio en Polanco para hacer un intensivo con 18 personas y fue tal el auge que al poco tiempo montaron su propio estudio. Seis años después, Sersana tiene seis estudios, cuatro en la Ciudad de México, uno en Querétaro y otro más en Guadalajara además de que piensan abrir en Santa Fe próximamente .


¿Qué piensas de lo que has logrado?

Creo que cuando realmente sabes lo que quieres, lo pones en el universo y él se encarga de que suceda. Yo había escrito en mi “Dream Book” –una especie de diario donde anoto todo lo que deseo– que quería vivir en amor, sentirme feliz, tener otro hijo, vivir en otro país, trabajar en algo que incorporara salud y ejercicio... y absolutamente todo se ha logrado. 

 6:33 am. Ya hicimos el calentamiento y el primer circuito de los tres que abarcan la parte medular de la clase. Siento músculos que no sabía que existían, me hago consciente de ellos. Duele, pero duele rico, y con la ayuda de la energía que vibra en la clase, quiero más. Y es que la música va con nosotros, con nuestros movimientos, y todas vamos al mismo ritmo. 

¿Qué papel juega la música en las clases de Sersana?

Es lo que me ayuda a tener a todos haciendo los movimientos en el mismo beat. Pasa algo muy poderoso cuando te sientes en conexión con el grupo. 

Cuando todos están en sinergia con la entrenadora, nos volvemos uno. Es una manera diferente de hacer comunidad y eso lo da la música. 

Comunidad es un término que manejas mucho, ¿qué significa para ti?

Busco que todos tengan una experiencia positiva de inicio, para luego trabajar en conjunto. Por eso saludo, pregunto cómo se sienten y durante la sesión corrijo posturas y motivo. 

 Lo que quiero es que entrenen de manera inteligente, que no se lesionen, que no se desgasten innecesariamente y que disfruten el esfuerzo. Eso para mí es un trabajo personalizado que genera una comunidad que busca su bienestar físico, mental y emocional; que busca el well living


¿Por qué hablas de well living, más que de fitness?

Porque desde que inició Sersana, Ana Jimena y yo no sólo queríamos que tuvieras un mejor cuerpo, buscamos que seas una persona más feliz, más compasiva. Cuando haces ejercicio, cuando te sientes bien, con tu cuerpo fuerte y saludable, tu manera de ver el mundo es diferente, tienes más claro qué quieres. Es algo biológico. 

Cuando despiertas las endorfinas al hacer ejercicio, tienes más energía para todo, tu estado de ánimo mejora, tú te sientes bien y puedes dar un poquito más de ti. Eso hace más fácil ser amable con la gente, regalarle una sonrisa y ayudarla.

6:52 am. Terminamos el tercer circuito en el que los movimientos son mucho más retadores. Luego, el enfriamiento. Estamos empapadas y muchas dejamos escapar un suspiro con el que, pareciera, se van todas las toxinas que envenenan el cuerpo y dan paso a un estado mental y físico puro. El ambiente es de paz y felicidad por haberle dado un regalo a nuestro cuerpo. 

 Lety pide que nos aplaudamos por nuestro esfuerzo, se despide una a una de nosotras y yo salgo lista para emprender un nuevo día más fresca y, definitivamente, más amable, más compasiva. 

Pero… ¿qué pasa con la edad? Ya tienes 47 años y el cuerpo no tiene la misma energía, ¿qué piensas al respecto?

Claro, estoy sintiendo cambios en mi cuerpo que son muy fuertes. Pero sigo escuchándolo y no me aferró a mantener el ritmo que llevaba. No me niego a envejecer, no estoy a favor del anti-aging (antienvejecimiento), estoy a favor del aging well (envejecer bien).

Esa es mi manera de aceptar la edad, de fluir y serle fiel a mi cuerpo. Así que al escucharlo me he dado cuenta de que cuando doy cinco clases al día, termino agotada, estoy más irritable y no me siento bien emocionalmente, por eso ahora sólo doy tres clases al día y me siento en equilibrio total.

Y Lety, junto con todos los otros entrenadores que conforman Sersana, ofrecen justamente eso: equilibrio y conciencia del cuerpo, con un método de entrenamiento funcional único, integral y progresivo que trabaja de forma inteligente el cuerpo.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...