Estás leyendo: Una peculiar iglesia en Corea del Sur
Comparte esta nota

Una peculiar iglesia en Corea del Sur

Un espacio religioso protestante fuera de lo tradicional

En la capital de Corea del Sur, al centro de la ciudad, se materializa este espacio como celebración al treceavo aniversario de la primera iglesia protestante del país, un lugar que se abre a la comunidad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Diseñada por los arquitectos Dongkyu Choi y Eunseok Lee de la oficina SEOINN DESIGN GROUP, la Saemoonan Church, ubicada en Seúl, se propuso a través de dos fundamentos simbólicos como directrices básicas para su diseño. Primero, el amor a Dios retratado a través del espacio y la luz, y segundo el amor al prójimo, expresado mediante la apertura del área pública, junto con el efecto que tiene la formalidad del diseño del edificio que se sitúa en el centro de la ciudad.

El concepto de este espacio religioso es romper con la iglesia tradicionalista, la aguja convencional es reemplazada por un suave efecto curvo que aparenta abrirse al cielo, así como la excesiva ornamentación fue sustituida por ligeras expresiones simples y abstractas. En lugar de optar por la forma habitual de largos pasillos, esta parroquia se desarrolla en espacios periódicos de culto, que se van revelando a través de un recorrido en forma de abanico, fomentando una participación más dinámica entre los asistentes.


-

La intención de comunidad que este proyecto adopta es visible a través de su arquitectura, el patio creado por el frente hueco y la puerta curva se convierte en un espacio práctico de uso de los ciudadanos, permitiendo que esta obra funcione como un área pública que fomenta convivencia y acercamiento. De la misma manera, el hecho de que se traza una comunicación continua a través del vestíbulo del proyecto hacia el Centro Sejong para las Artes Escénicas demuestra esta intención de apertura.

-En los niveles superiores del edificio se ubicó una caja de cristal transparente que fue pensada con el efecto de desaparecer en el cielo posterior al muro curvo de la fachada, el cual funciona como resguardo de las congestionadas calles del centro de la ciudad. Este espacio funciona como la sala de educación, que a la vez cuenta con salida a un jardín en azotea. En su último piso, este salón junto con el espacio de la torre de la cruz, pueden convertirse en áreas abiertas al público, reforzando el concepto de abrir la iglesia a la comunidad, aprovechando la vista panorámica del centro de Seúl.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...