personajes

Conoce a Eduardo Minett, el actor mexicano en “Cry Macho” de Clint Eastwood
  • REGÍSTRATE
21.05.2022 23:10:49
Estás leyendo: Conoce a Eduardo Minett, el actor mexicano en “Cry Macho” de Clint Eastwood
Comparte esta nota

Conoce a Eduardo Minett, el actor mexicano en “Cry Macho” de Clint Eastwood

PERSONAJES

El actor, así como Aranda Sokol y Andrea Chaparro, conforman este especial de jóvenes actores mexicanos que se están abriendo camino a pasos agigantados en la industria del cine y la televisión.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De entre decenas de actores, este joven, con apenas 15 años, ya puede presumir el haber sido elegido por el mismísimo Clint Eastwood para compartir estelares en su más reciente producción.

Titulada Cry Macho, esta cinta fue producida y dirigida por el legendario actor, quien, a sus flamantes 91 años, decidió volver a los sets para narrar la historia de Mike, una ex estrella de rodeo que, para saldar deudas con un viejo amigo, acepta rescatar de los malos pasos a Rafo, un chico que vive con su madre alcohólica en territorio mexicano.

Juntos emprenden un viaje de regreso a Texas y, mientras recorren los caminos, en compañía de un gallo llamado Macho, crean un vínculo que los transforma para siempre. Algo que, según Eduardo Minett, le sucedió a él también, luego de filmar junto a la leyenda de Hollywood.

Comenzaste haciendo televisión en México, ¿cómo fue dar este salto al cine estadounidense?

El hecho de haber comenzado chiquito, a los cinco años, me ha ayudado a ver esto como mi trabajo, como lo que me gusta hacer, y he aprendido a valorar que lo importante es el viaje, porque esta carrera está llena de altibajos. Por ejemplo, cuando me veo en los unitarios que he hecho, la verdad me siento orgulloso y puedo decir que ha valido la pena, porque todos esos proyectos han sido una gran escuela. Es ahí donde se agarra experiencia, porque aprendes lo que es una cámara, un apuntador, levantarse temprano, memorizar tu libreto y, sobre todo, tomar esto como una profesión seria.


Háblanos de ese primer encuentro con Clint Eastwood...

Increíble. Recuerdo que llegué al set y me acerqué con el equipo técnico. De pronto veo abrirse la puerta de su trailer, el mismo que ha usado desde hace más de 30 años, y lo primero que veo son sus botas pisando el suelo y a él bajar ya vestido como cowboy. Caminó hacia mí y no me di cuenta en ese momento, pero dice mi mamá que fui haciéndome hacia atrás... Fue en verdad impresionante, porque es un hombre que impone demasiado. Ya después nos saludó, nos preguntó si el hotel estaba bien y, cuando le dijimos que sí, respondió: “Bueno, ¡vamos a trabajar!”.


¿Cuál es la lección más grande que te deja esta experiencia?

Fueron muchas lecciones humanas y de disciplina ante el trabajo que le aprendí a Clint, pero, lo que más me marcó, fue darme cuenta de que a sus 91 años sigue actuando por puro amor al cine. Sin duda, es un ejemplo para mí y para todos los que nos dedicamos a esto, pues ver la pasión que siente por lo que hace y cómo lo disfruta, es algo fuera de serie (...) Me impresionó ver que era el primero en llegar al set y el último en irse, y aunque al principio pensé que decían que él dirigiría la película por cuestiones de marketing, después descubrí que no; en verdad hizo todo e incluso tiene una composición en el soundtrack de la cinta. Produjo, dirigió, actuó, compuso, y siempre lo hizo con una sonrisa. Nunca llegó de malas y fue maravilloso ver cómo contagiaba su entusiasmo al equipo, porque todos estábamos felices, disfrutando de hacer nuestro trabajo.

¿Te dio algún consejo?

Me regaló muchas palabras. En unas de las tantas veces que estuvimos solos esperando la toma, me decía: “¡Disfruta! Sea lo que sea que hagas en tu vida, disfrútalo, porque nunca sabemos cuándo va a ser nuestro último día. Puede ser hoy, puede ser en 90 años, estés filmando o no con tus amigos, disfruta a tu gente, goza lo que haces y vive”. Esas palabras me hicieron reflexionar en que siempre estamos pendientes de lo que haremos mañana, la junta que tengo en una hora, o en por qué dije esto, hubiera hecho tal cosa. Siempre estamos pensando en el futuro o en el pasado, nunca estamos viviendo el presente cuando, en realidad, es lo único que tenemos.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...