sociedad

Ella fue Madame d’Ora, la primera mujer fotógrafa del siglo XX
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: Ella fue Madame d’Ora, la primera mujer fotógrafa del siglo XX
Comparte esta nota

Ella fue Madame d’Ora, la primera mujer fotógrafa del siglo XX

PERSONAJES

Anticonformista, liberal e innovadora, esta mujer retrató a artistas, escritores, así como el glamour del mundo de la moda.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Conocemos las caras, pero la fotógrafa quedó en el olvido. Dora Kallmus, o Madame d’Ora, como indicaba el letrero de la puerta de su estudio, ayudó a famosos a ser más famosos y, luego, desapareció de la historia. Josephine Baker, Alma Mahler, Coco Chanel y Maurice Chevalier solicitaron su glamurosa ayuda, pero no fue hasta décadas después de su muerte que la curadora Monika Faber extrajo miles de fotografías de un oscuro archivo.

 Kallmus comenzó su carrera en Viena, ciudad que hoy alberga la muestra de su obra en la Neue Galerie. Casi 60 años tras su muerte, el museo decide celebrarla de una manera digna de un visionario. Kallmus nació en una familia judía privilegiada en 1881 y alcanzó la mayoría de edad en medio de los primeros movimientos del modernismo en Viena. 

El teatro y la moda despertaron su imaginación, pero su padre desalentó la búsqueda de actividades tan frívolas. (Ella rechazó la vida familiar, prefiriendo tener una aventura con un hombre casado y salvaguardar su independencia). 


En un viaje al sur de Francia, se compró una cámara de cajón Kodak que, pronto descubrió, podría servir tanto como herramienta creativa así como de base para un negocio lucrativo. Su padre la ayudó a abrir un estudio en 1907 y le proporcionó conexiones con una clientela resplandeciente. 

Artistas como Gustav Klimt, Lovis Corinth y Max Liebermann se presentaron para tomarse sus retratos mitificadores. 

La técnica no siempre funcionó

 Kallmus pertenecía a un silencioso batallón de mujeres que se lanzó por su cuenta mientras luchaba contra la misoginia que provocaban sus logros. 

Las demandas de igualdad produjeron reacciones increíblemente virulentas en todo el espectro político.

 Los conservadores condenaron a las mujeres que lograban el éxito por cuenta propia al calificarlas de destructoras del antiguo orden social, pero la intelectualidad de izquierda también echó espuma por la boca llena de odio por la ambición femenina. 

El escritor Karl Kraus denunció la “sociedad vaginal” de Viena, Freud diagnosticó la insatisfacción de las mujeres como envidia del pene, y el influyente libro Sexo y caracter (1903), de Otto Weininger, atacó el peligro moral de las “mujeres virilizadas”. 

Los pintores modernistas de Viena se unieron a las hostilidades, transformando los cuerpos femeninos en depravados Salomés, esfinges y vampiros. Kallmus respondió con fotografías que mostraban a mujeres seguras de sí mismas, poderosas y exquisitamente vestidas. 

Las diseñadoras de moda Emilie Flöge y Ella Zirner- Zwieback modelan sus propias creaciones. Emma Bacher, propietaria de una galería, la escritora Alma Mahler y la pintora Mileva Roller posan con atractivos trajes. En la década de 1920, Kallmus estaba lista para celebrar la libertad sexual, así como la elegancia y el prestigio. 

Un retrato memorable, de la bailarina y actriz Elsie Altmann- Loos, ayudó a sacudir el tema de un matrimonio infeliz. Su marido, el legendario arquitecto Adolf Loos, declaró en 1910 el adorno como un delito, lo que no le impidió elegir a la decorativa Elsie, 30 años menor que él. 

La cámara de Kallmus la capta en un ensueño voluptuoso: un kimono de seda se parte en los senos, un cuello blanco columnar se eleva a una cara inclinada hacia atrás en sueño o éxtasis, y su cabello estalla en un halo eléctrico. 

Altmann- Loos recordó más tarde lo liberada que se sentía en las manos de la fotógrafa simpática y conversadora, especialmente en comparación con la vida con el dominante Loos. Madame d’Ora se trasladó a París en 1925 y comenzó a trabajar en revistas con fotos de moda y celebridades. 

Los retratos en primer plano de este periodo son ostentosos, aerodinámicos y teatrales, perfectamente adaptados a la estética art déco. La diseñadora de sombreros Madame Agnès lleva una de sus propias creaciones tubulares altas, complementada con brazaletes de latón brillante en muñecas largas. 

El vestido y el peinado de Elsa Schiaparelli son tan negros y brillantes que, en conjunto, parecen un elegante derrame de petróleo. Kallmus todavía estaba ocupada fabricando encanto cuando los alemanes marcharon a París en 1940, y ella continuó trabajando, usando un seudónimo étnicamente neutral. 

La muestra no menciona que ella, al igual que otros judíos vieneses ambiciosos, entre ellos Gustav Mahler y Arnold Schoenberg, se habían convertido al catolicismo mucho tiempo atrás. Eso no hacía ninguna diferencia para los nazis, por supuesto, y en 1942 (el año en que su hermana fue asesinada en un campo de concentración) huyó de París hacia Ardèche y pasó oculta el resto de la guerra. Su visión del mundo se oscureció. 

“El hecho de que yo vea a las personas de manera diferente a como las creó Dios es la sagrada vocación del fotógrafo”, escribió en el diario que fue su único compañero. “El hecho de que las personas sean incluso peores que su reputación es algo que hay que olvidar, de lo contrario el hedor es imposible de soportar. La gente camina sobre dos piernas, los cerdos sobre cuatro, esa es la única diferencia”. 


El trauma pasó factura. Madame d’Ora resurgió en 1945, esta vez sin un estudio. Sus temas de posguerra aparecen en su propio terreno: Picasso, riendo, atrapado en la luz que fluye a través de una ventana; Cristóbal Balenciaga encaramado en una ladera rocosa; Jacques Tati acechando a un gato blanco esponjoso en un callejón al lado de su casa.


 Estas fotos pagaron el alquiler. Pero su mente seguía los ríos sombríos que habían comenzado durante su exilio en tiempos de guerra. De 1949 a 1958, Kallmus recorrió los mataderos de París con su elegante traje, documentando la mutilación y la muerte de los animales. 

Estas imágenes son difíciles para los sensibles (o los vegetarianos), tan brutales como refinadas fueron sus fotos de glamour. Pero en los años inmediatamente posteriores al Holocausto, la imposición ritualizada de sufrimiento resonó más en ella que las vanidades de estetas famosos, algo que incluso uno reconocería.

 En 1958, Jean Cocteau capturó el surrealismo de sus últimos años: “Madame d’Ora, avivada por el ala del genio, pasea por un laberinto cuyo minotauro va desde las Dolly Sisters hasta el terrible bestiario de los mataderos, donde esta mujer atemporal, más lúcida que cualquier joven, hace a un lado a los asesinos con un gesto y coloca su cámara en su lugar frente al sacrificio diario de nuestro culto carnívoro”. 

Para entonces, al parecer, ella veía a los carniceros y las celebridades como dos lados de la misma civilización. La exposición estará en Neue Galerie hasta enero de 2021.



yvr


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...