21.01.2022 08:15:50
Estás leyendo: Navegando en la pandemia
Comparte esta nota

Salud mental

Navegando en la pandemia

Antonia Guci

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Durante las últimas semanas hemos visto cómo el COVID-19 se ha convertido en el gran protagonista de los medios de comunicación a nivel mundial. Nos han saturado de cifras aterradoras y de reportajes que no se alejan mucho de la ficción que, hace un par de meses, veíamos en nuestras pantallas durante las noches de Netflix.

Estamos viviendo una realidad que es nueva, extraña e incierta y no he podido dejar de pensar en los impactos que la pandemia, el distanciamiento social y la cuarentena están teniendo en nuestra salud mental. Hay muchísimos consejos dando vueltas por internet sobre cómo manejar la ansiedad, el estrés y otras tantas cosas que han surgido a raíz de lo que está pasando – basta con entrar a Instagram y ver las historias de la gente a la que sigues – el problema de estos consejos es que se hacen bajo la suposición de que todos estamos viviendo la cuarentena en condiciones cómodas y seguras y que nuestra mayor preocupación no va más allá del aburrimiento y la baja productividad.

“Toma sol 15 minutos al día”, “haz media hora de ejercicio”, “come sano”, “piensa positivo”. Estos consejos están en cada post motivacional que se comparte, pero no se pueden aplicar de forma universal. Yo no le puedo decir a mi mejor amiga que haga ejercicio después de un turno de 24 horas en el hospital; en este momento esa no es su prioridad.

Todos tenemos una herramienta de precisión excepcional única y exclusivamente diseñada para nosotros: el cuerpo. Hay que aprender a escucharlo y a estar alerta, porque generalmente es el primero que nos avisa cuando algo anda mal. Para cuidar nuestra salud mental durante este tiempo no necesitamos más que prestarle atención a tres aspectos fundamentales: nuestras necesidades fisiológicas básicas, nuestro entorno y nuestros pensamientos.


Mantener nuestras necesidades fisiológicas básicas satisfechas es nuestra mayor responsabilidad, porque solo así podremos ocuparnos de las demás. En este momento el foco no está en ser productivos o en crear nuevos hábitos, está en si necesitas dormir, comer, hidratarte, asearte o moverte. El foco también está en que te muevas un entorno saludable, tanto para tu cuerpo como para tu mente. Preocúpate de que tu espacio esté limpio. 

Limpiar puede parecer una tarea bastante desalentadora – y no solo ahora si eres como yo – pero vivir en un lugar descuidado puede afectar tu salud mental y tu desempeño diario, así que, aunque no tengas la energía o las ganas de hacerlo, haz tu cama, lava los trastes y saca la basura. No tiene por qué ser perfecto, pero vas a ver cómo estar en un lugar ordenado cambia las cosas.

Ahora la parte complicada: nuestros pensamientos. La ansiedad que ha provocado el coronavirus se caracteriza por la cantidad de tiempo que pasamos pensando en él y en todo lo que conlleva, así que es importante que encuentres distracciones – y no, estas distracciones no tienen que ser educativas o de autorrealización – si ver Friends por vigésima vez te sirve para despejarte una hora, entonces eso es lo que vas a hacer. 

Otra cosa que vas a hacer es limitar el tiempo que pasas expuesto a noticias sobre la pandemia. No es sano ver o leer a personas especulando sobre los efectos que va a tener el COVID-19 y cómo el mundo jamás volverá a ser como antes, eso es algo que ya todos sabemos. La información básica del virus no ha cambiado: es contagioso, es peligroso y necesitas tomar todas las precauciones necesarias si llegas a salir de tu casa.

Seamos realistas. Estamos atravesando una experiencia colectiva traumática. No importa si durante el distanciamiento social no logras crear un hábito nuevo o desarrollar una habilidad que no tenías, lo que importa es que te cuides y que estés checando constantemente cómo te sientes. Todos estamos navegando esta pandemia como mejor podemos y con las herramientas que tenemos.

View this post on Instagram

#PsiquiTip ????????‍⚕️ Estas son algunas señales que podrían estar diciéndote que tienes ansiedad. Es importante recordar que cada persona es diferente, que no tienes que tener todos los síntomas y, por sobre todas las cosas, que antes de tomar cualquier decisión sobre un tratamiento, debes evaluarte con un profesional. Todos podemos sentirnos ansiosos en algún momento, esta es una respuesta natural del ser humano ante situaciones de estrés. La clave está en identificar cuándo la ansiedad comienza a interferir con tus actividades cotidianas ya que es en ese momento en el que se aconseja la psicoterapia. #SaludMental #Ansiedad #TrastornosMentales #TrastornoDeAnsiedad #Psicoterapia #Psicoterapeuta #TerapiaOnline #TerapiaInternacional #Psiquiatria #MedicoPsiquiatra #Psiquienlace

A post shared by Dra. María Alexandra Mata (@psiquienlace) on


Te recomiendo seguir en Instagram la cuenta de @psiquienlace. La doctora María Alexandra Mata utiliza esta plataforma para compartir información sobre cómo nuestros cerebros se están adaptando al cambio que se está viviendo en el mundo y qué herramientas podemos usar para sobrellevar mejor lo que está pasando.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...