personajes

Un video, un escándalo: La historia real detrás de "Pam & Tommy"
  • REGÍSTRATE
19.05.2022 03:09:12
Estás leyendo: Un video, un escándalo: La historia real detrás de "Pam & Tommy"
Comparte esta nota

Un video, un escándalo: La historia real detrás de "Pam & Tommy"

Personajes

Para bien o para mal, fue una historia que definió la importancia y el impacto del internet

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Después de mucha anticipación ingeniosamente extendida durante el año pasado, la miniserie biográfica más audaz del 2022, "Pam and Tommy", finalmente llegará a las pantallas el próximo 2 de febrero.

Protagonizada por Lily James como la supermodelo Pamela Anderson y Sebastian Stan como el baterista de Mötley Crüe, Tommy Lee, la serie de 8 episodios se transmitirá en Europa en Disney+, mientras que en México llegará a Star+.

El programa describe el turbulento matrimonio de la famosa pareja y el caos que siguió cuando su video sexual se filtró al público en la década de 1990. Si bien fue una pesadilla para la pareja, también fue un momento decisivo, para bien o para mal, que marcó una época en la que las figuras públicas se dieron cuenta del poder de Internet.

Pero, ¿qué pueden esperar los fanáticos de la serialización de uno de los cuentos más infames de Hollywood? Conoce la historia real y todo lo que sucedió alrededor de esta legendaria cinta.

La historia no contada del video sexual de la pareja

Pamela Anderson y Tommy Lee se casaron en 1995 y compartieron un estilo de vida lujoso como dos de los nombres más importantes del entretenimiento en ese momento; Anderson participó regularmente en la exitosa serie "Baywatch", donde interpretó a la salvavidas CJ Parker, mientras que Lee era el baterista de Mötley Crüe, una banda que había batido récords de ventas superando los 20 millones.

Habían contratado al electricista Rand Gauthier para trabajar en la renovación de su mansión, pero después de semanas de trabajo afirmó que de repente lo despidieron sin paga por lo que la pareja consideró un trabajo de mala calidad. Le dijo a Rolling Stone en 2014 que cuando regresó a su casa más tarde para recuperar las herramientas que se habían dejado atrás, Lee lo amenazó con una escopeta y le ordenó que se fuera de inmediato.

El desagradable encuentro enfureció a Gauthier, quien pasó ese verano conspirando para robar la caja fuerte guardada en su garaje, que creía que estaba llena de joyas caras y armas. A fines de octubre, cometió el allanamiento, saltó la cerca en la oscuridad de la noche y usó una alfombra de piel para disfrazarse frente a las cámaras de seguridad como un perro de su propiedad (sí, en serio).

Como él fue quien instaló las cámaras de seguridad de la propiedad, también pudo desactivarlas con relativa facilidad. Entrar no fue lo difícil, ya que menos fácil fue transportar la caja fuerte masiva fuera de la mansión y por el camino de entrada a su camión, y es que él afirma haber levantado el peso de 226 kg de una plataforma rodante él mismo.

El ladrón había dejado el garaje exactamente como lo había encontrado, lo que significa que Anderson y Lee no se enteraron del robo hasta meses después. En ese momento, Gauthier lo abrió y encontró un tesoro que incluía un Rolex, un reloj Cartier de oro y diamantes y otros artículos de joyería preciosa. Junto a ellos, había un casete.

El video de 54 minutos registró momentos privados que la pareja había pasado juntos, incluido un encuentro sexual. Gauthier quedó atónito con las imágenes y llamó la atención de Milton Ingley, el jefe del estudio de pornografía donde trabajaba actualmente. El dúo sintió la oportunidad de ganar mucho dinero, creando varias copias de la cinta y destruyendo la original para no dejar pistas.

Para su frustración, ningún distribuidor quería tener nada que ver con las imágenes, ya que la mayoría se dio cuenta de inmediato de que se trataba de bienes robados, lo que provocó que Ingley recurriera a una fuente de apoyo menos confiable. Fue el gángster Louis 'Butchie' Peraino quien desembolsó más de $50 mil dólares para financiar los costos de fabricación y distribución a través de un sitio web simple.

Por supuesto, el Internet era un concepto nuevo en ese momento, lo que significaba que mucha menos gente estaba en línea y menos aún eran realmente expertos en tecnología. Sin embargo, el anonimato que proporcionó la convirtió en la mejor opción para publicar la cinta, y necesitaba venderse como pan caliente dado que Peraino esperaba intereses sobre su préstamo y una parte de las ganancias.

Tres sitios web contenían instrucciones sobre dónde enviar dinero para adquirir la cinta de Pam y Tommy, con el producto a un precio de $59.95 dólares o 1200 pesos actualmente. Pero las grietas en el plan de negocios ya estaban comenzando a mostrarse, ya que otro miembro del personal del estudio de pornografía de Ingley adquirió una copia y vendió las suyas.

Los rumores de que las imágenes íntimas estaban dando vueltas comenzaron a ganar fuerza a finales de año y la pareja se dio cuenta de que faltaba su caja fuerte a principios de 1996. A partir de entonces, las cosas se pusieron mucho más difíciles para Gauthier e Ingley, ya que sus víctimas contrataron a un investigador privado para investigar la cinta perdida, mientras que los miembros de una pandilla de motociclistas visitaban regularmente su estudio buscándolos.

El calor adicional redujo a Gauthier a un insomne paranoico, refugiándose en la casa de un amigo durante casi un año. En última instancia, ninguna cantidad de amenazas al dúo responsable pudo detener la difusión continua de la cinta, que se había reproducido innumerables veces para entonces, siendo la revista para hombres Penthouse la primera publicación establecida en admitir que tenía una copia.

La aterradora realización llevó a Anderson y Lee a presentar una demanda civil de $10 millones de dólares contra todas las personas que creían que habían comprado la cinta, con Ingley y Gauthier entre los nombrados. Para Ingley eso fue suficiente; huyó a Amsterdam para poner cierta distancia entre él y sus problemas, pero continuó publicitando la cinta en sitios web para adultos.

Sin embargo, las ventas estaban cayendo a fines de 1996, ya que varias personas que habían comprado la cinta comenzaron a copiarla y venderla ellos mismos, diluyendo las ganancias que Ingley esperaba obtener. Se vio obligado a vender su estudio y equipo para mantenerse a flote, deteniendo más pedidos de la cinta de Pam y Tommy en la primavera de 1997 con la esperanza de evitar que surgieran más copias ilegales.

Ingley hizo caso omiso de una orden judicial emitida en su contra y en septiembre de 1997 envió los pedidos que se habían acumulado desde que puso su negocio en pausa a principios de año. Un poco más de un mes después, uno llegó al empresario tecnológico Seth Warshavsky, quien anunció planes para transmitir el video en su sitio web pornográfico, Club Love.

Sin embargo, no esperaba que se le permitiera seguir adelante con este plan, asumiendo que lo demandarían por ello. Para su sorpresa, un juez se negó a emitir una orden judicial en su contra y la transmisión siguió adelante. En este punto, Pam y Tommy sintieron que la batalla estaba perdida.

Llegaron a un acuerdo con Warshavsky, cuyo abogado había preparado un contrato que permitía una amplia difusión de las imágenes, aunque Pam y Tommy afirmaron que no se dieron cuenta de que esto incluía copias físicas. Por lo tanto, desde el 25 de noviembre de 1997, la cinta estuvo disponible legítimamente a través de suscripciones a Club Love, mientras que un acuerdo con Vivid Entertainment llegó a las tiendas de videos para adultos en los Estados Unidos.

Ingley y Gauthier, los hombres que iniciaron esta inquietante saga, finalmente se quedaron sin nada de la cinta que habían pensado que les haría una fortuna. Mientras tanto, los derechos web y de pago por visión del video caducaron en 2011, lo que, según algunos, indica un cambio de actitud en torno a las imágenes robadas y las personas que aparecen en ellas.

¿Ya la conocías?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...