estilo de vida

Razones por las que NO debes cortarle las orejas a los perros
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: Razones por las que NO debes cortarle las orejas a los perros
Comparte esta nota

Razones por las que NO debes cortarle las orejas a los perros

ESTILO DE VIDA

Alejandra Castro, Médico Veterinario nos explicó que la amputación de orejas hacia los animales afecta en su movilidad y en su salud.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El hábito de cortarle la cola y las orejas a ciertas razas empezó desde la época de los romanos, que creían que las largas colas peludas eran la causa del contagio de las pulgas y la rabia. Luego, por otros motivos, fueron los campesinos, después los cazadores y por último los criadores de perros de pelea, que así los prevenían de convertirse en presa fácil de adversarios. En la actualidad los criadores de perros para exhibición también se sumaron a esta mutilación. Hoy no importa si el perro vivirá en un departamento y nunca necesitará pelear, muchos continúan con este hábito, ya que supuestamente, buscan mejorar la apariencia de las mascotas al cortarles las orejas y la cola. Según los expertos se trata de una práctica cada vez es menos frecuente, pero todavía persiste en algunos casos.

Perros de razas como boxer, doberman, rottweiler, pitbull, schnauzer, pincher, terrier, chihuahua y poodle han sido algunos a las cuales, tradicionalmente, sus dueños les han mandado a cortar las orejas y la cola.


El Médico Veterinario Zootecnista, Alejandra Castro, egresada de la Universidad Autónoma de Tamaulipas en Ciudad Victoria, tiene un diplomado en la Universidad Autónoma de México en Medicina y Cirugía de Pequeñas Especies, además se encuentra realizando un diplomado de dermatología en perros y gatos y es docente catedrático en el ICEST en la carrera de Médico Veterinario Zootecnista., ella reitera que este tipo de procedimientos quirúrgicos con fines estéticos se considera una mutilación. Y toda mutilación indica violencia y maltrato, afirma la experta.

“No estoy a favor, ya que puede considerarse maltrato animal, podría ser una falta de ética, es una forma muy egoísta de pensar, ya que solo pensamos en la vanidad que tenemos los seres humanos, no nos detenemos a pensar en la salud de las mascotas”, expresó.

Alejandra Castro, veterinaria y docente, explica que estas operaciones les producen mucho dolor a los animales y varias complicaciones posteriores.

“Es un procedimiento quirúrgico bajo anestesia general que debe de ser realizado por un médico veterinario zootecnista titulado”.

Alejandra añade que en los últimos años son más los veterinarios, que, como ella, se niegan rotundamente a realizar estas operaciones, y tratan de convencer a los dueños de no pedirlas por qué tiene pocas ventajas y muchas desventajas para nuestras mascotas.



“Las ventajas únicamente para aquellas mascotas que tienen algún padecimiento neurológico por lo cual tienden agredir su misma cola y las cuales son apto para esta técnica, desventajas que es un procedimiento bajo anestesia el cual puede llevar a ciertos riesgos”, indicó.

Esta técnica se realiza a partir de los dos meses de edad para a aquellas razas que las orejas tienen que ser muy altas, pero siempre tienen que ser valorados por el médico veterinario para ver que realmente fueran aptos, ya que, si los perritos no tenían cierto levantamiento de estas, posiblemente no las iban a levantar y requerirían más cirugías reconstructivas, por lo que los riesgos de esta aumentan.

“El riesgo siempre el de la anestesia, que, aunque en su mayoría los perros siempre salieron bien de cirugías en algunos casos en ciertas clínicas llegaron a tener problemas de intolerancia al anestésico que suele suceder sobre todo en aquellas razas braquiocefálicas qué son los perros chatos como es el boxer o los mastines que por su estructura ósea pudiera crear cierto riesgo, por cierto, defectos patológicos de la raza”.


Actualmente este procedimiento está penalizado en la CDMX y se extendió a la ciudad de Monterrey y Guadalajara que son las ciudades más grandes de la República mexicana donde se empezó a prohibir la técnica quirúrgica, este como método estético en mascotas y posteriormente se fue extendiendo a los demás estados.

Advierte la especialista Alejandra, que al mutilar el rabo a los cachorros puede tener afectaciones en esta parte de su cuerpo.

“Como un defecto posquirúrgico con daño no les afecta, únicamente que en algunos casos los cachorros pues se sentaban en su cola o se les infectaron, se lamían, se quitaban los puntos y pues sí se volvía algo traumático para el paciente y el propietario”.

Otra de las maneras que podemos ver que afecta a los perros, es que es una parte con la que se comunican, a veces esconden la cola entre las patas cuando tienen miedo, forman una especie de signo de interrogación si están en guardia y la mueven enérgicamente para mostrar su alegría y felicidad. Además, la cola está compuesta por huesos que tienen otros tejidos asociados. Algo similar ocurre con las orejas.

La cola es la continuación de la columna vertebral y un elemento importante para su equilibrio. Correr, girar, saltar y moverse son movimientos en los que el animal necesita de su cola. Y al cortarla, además, se cortan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos, además de la piel. Lo que quiere decir que el perro sufre dolores innecesarios y pierde funciones básicas de su anatomía.

Por último, añadió que existen diversas campañas contra este tema que afecta a muchos cachorros.

“Hoy en día en estos dos años que se ha estado haciendo muy intensiva estas campañas de no al corte de colas y orejas estéticos pues sí ha tenido bastantes cambios estadísticos comparados con años atrás, ya que los propietarios de estas mascotas son más conscientes del procedimiento. Dejar de pensar en la vanidad de querer tener un perro perfecto, cuando en realidad sin operación todos los perros son el perfecto amor”, finalizó.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...