estilo de vida

¡No es un dolor de cabeza! 5 tips para identificar una migraña
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: ¡No es un dolor de cabeza! 5 tips para identificar una migraña
Comparte esta nota

¡No es un dolor de cabeza! 5 tips para identificar una migraña

Wellness

El dolor es dolor, no debería haber una diferencia, pero desafortunadamente sí la hay

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Todos hemos sentido lo mismo: ese dolor y presión incesante en la cabeza que nos hace buscar un analgésico y recostarnos con las luces apagadas. Es un dolor que todos hemos sentido, ¿cierto? Pero seguramente ha llegado un punto en el que te has preguntado si el dolor no es tan simple como parece, y que podría ser señal de algo más grave, como una migraña. Pero, ¿cuál es la diferencia entre una y la otra?

Y es que, cuando hay dolor y presión en la cabeza, es difícil distinguir si es tan sólo un dolor de cabeza o una migraña ya que la mayoría de las personas asume que una migraña es un dolor de cabeza severo, cuando en realidad, el dolor de cabeza es tan sólo un síntoma de la migraña, y vienen en diferentes formas y tamaños.

Las migrañas son una condición crónica y su causa se desconoce. Por otra parte, el dolor de cabeza no es usualmente un síntoma de una enfermedad subyacente, sino el resultado de la sobre productividad de los vasos sanguíneos, músculos, nervios o químicos en el cerebro.

Así que, antes de considerar tu dolor como un dolor de cabeza cualquiera, asegúrate de comprender la diferencia entre este y las migrañas. Conocer sus diferencias clave podría significar un alivio más rápido con un tratamiento más específico e incluso la prevención del dolor futuro, en algunos casos.

Síntomas del dolor de cabeza

Los dolores de cabeza generalmente causan dolor en la cabeza que puede describirse como presión o dolor y este puede variar de leve a severo y durar entre 30 minutos y una semana. El dolor de cabeza puede aparecer en la frente, las sienes y la nuca.

Hay muchos tipos diferentes de dolores de cabeza, pero los 3 más comunes incluyen:

  • Dolores de cabeza por tensión: Por lo general, las personas sienten que el dolor se extiende a ambos lados de la cabeza, a menudo comienza en la espalda y avanza lentamente. Es la forma más común de dolor de cabeza y puede deberse a fatiga visual, estrés y hambre.
  • Dolores de cabeza sinusales: Las personas a menudo experimentan estos dolores de cabeza cuando están enfermos o congestionados. Estos dolores de cabeza son causados por hinchazón en los senos nasales y causan dolor detrás de las mejillas, la nariz y los ojos. Puede ser peor por la mañana o después de agacharse.
  • Uso excesivo de medicamentos/dolores de cabeza por rebote: Las personas a menudo experimentan este tipo de dolor de cabeza debido al uso regular y prolongado de analgésicos para tratar los dolores de cabeza. Los dolores de cabeza de rebote tienden a ocurrir a diario y pueden mejorar con medicamentos para aliviar el dolor, pero volverán una vez que desaparezcan debido a la abstinencia. Una vez que una persona deja de tomar analgésicos, el dolor de cabeza de rebote debería desaparecer.

Síntomas de una migraña

A comparación de los dolores de cabeza, las migrañas son graves y suelen tener otros síntomas que acompañan al dolor de cabeza. Las migrañas no llegan solas, pues casi siempre vienen acompañadas de náusea y sensibilidad a la luz. Generalmente (no siempre) solo afectan un lado de la cabeza, y el dolor y las pulsaciones pueden ser tan graves que pueden dificultar mucho la realización de las tareas cotidianas. Si sufres de migrañas, puedes experimentar algunos o todos los siguientes síntomas:

  • Náusea
  • Mayor sensibilidad a la luz, el sonido o los olores.
  • Pérdida temporal de la visión
  • Ver manchas o luces intermitentes
  • Mareo
  • Dolor detrás de una oreja o un ojo, o en las sienes
  • Fatiga extrema

La aparición de los síntomas de la migraña en realidad puede comenzar varias horas o incluso días antes de que comience la migraña. Puedes experimentar cambios de humor, antojos y rigidez en el cuello.

Justo antes o durante una migraña, es posible que tengas problemas sensoriales, como visión borrosa, puntos ciegos, entumecimiento y dificultad para hablar. El dolor de migraña puede ser leve o intenso. La actividad física y la exposición a la luz, el sonido y los olores pueden empeorar el dolor.

Causas de la migraña

Si padeces migrañas, es posible que descubras que ciertos factores desencadenantes provocan su aparición, como:

  • Cambios hormonales: Los ciclos menstruales y los cambios hormonales en las mujeres pueden causar migrañas. De hecho, las mujeres tienen 3 veces más probabilidades de sufrir migrañas que los hombres.
  • Alergias: Debido a que las alergias pueden causar irritación e inflamación y las migrañas están asociadas con la inflamación de los vasos sanguíneos, las alergias son un desencadenante de las migrañas.
  • Genética: Las personas con antecedentes familiares de migrañas tienen más probabilidades de desarrollarlas.
  • Ambiental: Existe una amplia gama de factores desencadenantes en el entorno de una persona que pueden causar migrañas, incluidos el estrés, la comida, el clima y la falta de sueño.

Alivio y tratamiento

No existe una cura específica para los dolores de cabeza y las migrañas, pero por lo general, los medicamentos y los cambios en el estilo de vida pueden brindar un alivio muy necesario y, en algunos casos, prevenir el dolor futuro.

Los medicamentos de venta libre, como el acetaminofén (Tylenol), el ibuprofeno (Advil) y la aspirina (Bayer) pueden aliviar los dolores de cabeza ocasionales y las migrañas leves.

Sin embargo, si experimentas migrañas moderadas o severas con regularidad, es posible que quieras hablar con tu médico sobre los medicamentos recetados. Es posible que puedan reducir la gravedad de tus migrañas y evitar que ocurran otras en el futuro.

Además, hacer cambios en el estilo de vida podría ayudar a prevenir algunos tipos de dolores de cabeza y migrañas, que incluyen:

  • Hacer ejercicio regularmente
  • Evitar los alimentos desencadenantes
  • Mejorar los hábitos de sueño
  • Desarrollar hábitos de relajación, como meditación, yoga y estiramientos, y terapia de calor o masaje.

Pero sea lo que sea que te esté causando dolor de cuello, es una buena idea llevar un diario de los dolores de cabeza y las migrañas. Este podrá ayudarte a rastrear patrones e identificar desencadenantes. Anota el día y la hora de aparición, tus síntomas y cualquier actividad antes de que comenzara el dolor de cabeza.

Llevar esta información en un diario te ayudará a ti y a tu médico a crear un plan para evitar los desencadenantes y reducir la frecuencia de tus dolores de cabeza para brindarle el alivio tan esperado que has estado esperando.

¿Has experimentado alguna migraña?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...