opinion

Eileen Gray y la importancia de una mujer en la arquitectura moderna
  • REGÍSTRATE
06.05.2021 14:07:59
Estás leyendo: Eileen Gray y la importancia de una mujer en la arquitectura moderna
Comparte esta nota

Amarres de Ixtle

Eileen Gray y la importancia de una mujer en la arquitectura moderna

Mauricio Maycotte

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Una de las grandes arquitectas del siglo XX es sin duda Eileen Gray. Nacida en Irlanda en 1878, fue hija de una madre aristocrática y un padre artista. Su educación la cursó en la Slade School of Design en el Reino Unido. A la edad de 24 migró a París, donde desarrolló gran parte de su trayectoria profesional.

El mobiliario diseñado por Eileen Gray es uno de los más respetados en la historia de los muebles del siglo pasado. Sus piezas incluyen la Transat Chair, la mesa E1027 y la famosa Bibendum Chair. Sus muebles frecuentemente eran de estructura tubular, con acabados cromados o lacados. Materiales como el vidrio, la piel y el acero eran comunes en sus diseños.

Fue en su estancia parisina, durante los años 20's donde exploró su bisexualidad, en una época predominantemente conservadora. Su filosofía de cuestionarse todo abarcaba entonces su comportamiento social, extendiéndose a la vez a su práctica de diseñadora profesional. Durante ese tiempo, comienza una relación personal con el arquitecto de Romania Jean Badovici, quien la impulsa a diseñar su casa más famosa, popularmente conocida como E-1027.

La casa E-1027 se completó en 1929, erigiéndose en un pronunciado acantilado con espectaculares vistas al mar. Ubicada en Cap-Martin, Francia, la villa es evidentemente modernista. En su interior existen murales poco aclamados de nada menos que Le Corbusier. Cuando Gray y Badovici terminaron su relación, éste último se apoderó de la casa y vivió con su pareja subsecuente en ella. La autoría de la misma entonces se le comenzó a adjudicar al rumano e incluso a Le Corbusier.

Considerado el tiempo en que fue construida y su carácter moderno, pudiera pensarse que la planta libre sería utilizada en su diseño. Sin embargo, fiel a su principio de cuestionarse todo Gray decide dar un ataque frontal al concepto, incorporando un esquema de circulación y disposición de muros en el que poco a poco se va descubriendo la casa conforme se transita en ella. Con tan solo 130 m² de construcción la casa incorpora closets plegadizos que se convierten en muros, el sofá se convierte en cama (algo innovador para la época) y una serie de muebles fijos alteran la concepción espacial al interior.

Desde su construcción, la Villa E-1027 ha pasado por una serie de acontecimientos infames, entre ellos un asesinato y una serie de decadentes orgías. Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército nazi la utilizó como blanco para práctica de tiro en sus muros. Después, a finales del siglo XX la casa sufrió de un inexplicable abandono, siendo víctima de vándalos y la agresiva intemperie característica de las zonas costeras.

A principios del siglo XXI importantes trabajos de restauración han sido llevados a cabo, la mayoría de ellos financiados por la poderos asociación Cap Modrene. En el año 2015, la película The Price of Desire fue filmada en la villa E-1027, asegurando la rehabilitación de la misma. A la casa actualmente se le ha hecho justicia, se encuentra en un sitio protegido en donde la acompañan L´Étoile de Mer, un importante restaurante moderno y el cabanon de Le Corbusier, donde el arquitecto franco suizo vivió sus últimos días. Eileen Gray puede descansar en paz, finalmente se ha reconocido su importancia como una mujer en la arquitectura moderna.


mauricio@despachoeme.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...