personajes

Elsa Peretti, el corazón creativo e inmortal del diseño
  • REGÍSTRATE
18.06.2021 06:06:42
Estás leyendo: Elsa Peretti, el corazón creativo e inmortal del diseño
Comparte esta nota

Elsa Peretti, el corazón creativo e inmortal del diseño

PERSONAJES

Revolucionó la joyería contemporánea de la mano de Tiffany & Co., fue filántropa e icono de estilo

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Nació en Florencia en 1940, modelo de modas, diseñadora de joyas y filántropa italiana. Su educación fue dada en Roma y Suiza ganándose la vida impartiendo clases de italiano y trabajando como instructora de esquí en el pueblo de montaña suizo. Sus inicios en el modelaje se dieron en 1964 posando para Salvador Dalí y Oriol Maspons, sin embargo, no fue hasta 1970 quien junto a Karen Bjornson, Anjelica Huston, Alva Chinn, Pat Cleveland y Pat Ast, entre otras, se convirtió en una de las modelos favoritas del diseñador Halston.

Peretti comenzó a crear nuevos estilos de joyería para un puñado de diseñadores de moda en Manhattan. Su primer diseño fue un florero hecho de plata que se llevaba con una correa de cuero mismo que portó una de las modelos de Giorgio di Sant'Angelo y fue todo un éxito.


En 1971 ya diseñaba joyas para Halston, sus diseños continuaban siendo plata, un material que pasó de ser "común" a ser una opción popular para Liza Minnelli y otros más.


Pero no fue hasta 1974 que Roy Halston, uno de los creadores de moda más influyentes de los setenta presentó a Peretti a Henry Patt, presidente de la famosa firma de Tiffany & Co. La idea era buscar a alguien que pudiera capturar el talento tanto de la mujer joven como el de la adulta, que pudiera diseñar joyas que se llevaran tanto con pantalón vaquero y jersey como con un vestido largo.

Sin embargo. Elsa impuso sus condiciones. La primera, trabajar con plata, un material que hace medio siglo solo utilizaban las casas de lujo para realizar prototipos, pero que para ella era el único en que se podían hacer realidad sus ideas.


La segunda fue una absoluta libertad creativa. Tenía su propio banco de trabajo y sus propias herramientas, porque lo que hacía no se parecía a nada conocido en el mercado. Creaba a partir del tacto, y de su fascinación por objetos que para muchos resultarían insignificantes (Un haba recogida del suelo, los huesos que de niña robaba en sus visitas a las catacumbas romanas o una serpiente muerta que se encontró en el Ampurdán).

Nunca se había visto nada igual. De repente, todas las mujeres que no se sentían atraídas por la joyería empezaron a llevar piezas de Elsa”, entre ellas, su amiga Liza Minelli, que solo lleva las suyas.


En sus más de 40 años colaborando con Tiffany & Co. diseñó absolutamente de todo: joyas y decoración en plata, cristal o porcelana. Pero nunca se consideró artista, sino artesana. Elsa Peretti podría haber sido lo que quisiera. Tenía el estilo, el dinero y los contactos, pero tuvo la enorme valentía de elegir ser ella misma. Siempre decía que quería devolverle al mundo algo que a ella le vino dado al nacer.

En reconocimiento por su destacada carrera, Tiffany estableció el profesorado de Elsa Paretti en diseño de joyería en el Fashion Institute of Technology, el primer profesorado patrocinado en la historia del FIT. En 2001, el FIT le otorgó a la diseñadora un título honorario de doctora en bellas artes.


También recibió el premio Coty American Fashion Critics' Award for Jewelry en 1971, así como el premio Rhode Island School of Design President’s Fellow Award en 1981. En 1996, el Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos la nombró como diseñadora de accesorios del año. Los diseños de Elsa Peretti forman parte de las colecciones permanentes del British Museum de Londres, Inglaterra, The Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el Museum of Fine Arts de Boston, Massachusetts y el Museum of Fine Arts de Houston, Texas.

Pocos diseños mantienen su estilo y belleza durante décadas, pero la joyería de Peretti es tan moderna hoy como siempre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...