estilo de vida

¡Vuelve el terror! "El conjuro 3" y la historia real que te dará pesadillas
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: ¡Vuelve el terror! "El conjuro 3" y la historia real que te dará pesadillas
Comparte esta nota

¡Vuelve el terror! "El conjuro 3" y la historia real que te dará pesadillas

Estilo de vida

Patrick Wilson y Vera Farmiga regresan como los investigadores paranormales, Ed y Lorraine Warren

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Después de 5 años, "El conjuro: El diablo me obligó a hacerlo", la tercera entrega de la franquicia, que ahora incluye múltiples películas derivadas, regresa a su idea original de inspirarse en un caso real. Y aunque en esta ocasión no hay encantamiento residencial, ni mucha tensión, el mal adquiere una forma más tangible esta vez.

Es la primera película de la trilogía, con Patrick Wilson y Vera Farmiga como los demonólogos de la vida real Ed y Lorraine Warren, no dirigida por el cerebro de la serie, James Wan. El director en esta ocasión es Michael Chaves, quien anteriormente dirigió “La maldición de La Llorona”, otra entrega del universo del "Conjuro".

En esta ocasión, los Warren se enfrentan a un poder demoníaco presentado por el joven David Glatzel (Julian Hilliard, "WandaVision"), una víctima de la posesión, y a Arne Johnson (Ruairi O’Connor, "La princesa española"), que está saliendo con la hermana de David. Desesperado por salvar al niño, Arne invita al espíritu inhumano a que se apodere de su cuerpo. Unos días después, bajo su siniestra influencia, el joven trabajador asesina a su casero y debe convencer a un jurado de que, en realidad, el diablo lo obligó a hacerlo.

La franquicia es más aterradora cuando no depende en gran medida de los efectos visuales y, en cambio, en la inquietud inherente de la oscuridad y lo que esconde. Además, cuenta con mucho corazón y alma, tanto por parte de los Warren, como de Arne y su amada. Pero lo más interesante es que está basado en una historia real , ¡y debes conocerla!


Según la historia contada en ese momento, en el verano de 1980, David Glatzel, un pequeño de 11 años entró en una casa de alquiler en Newtown con Arne Johnson y Deborah Glatzel, su hermana. En la casa, David vio a un anciano con pezuñas y otros hombres vestidos de manera extraña que se comportaban amenazadoramente con él. El niño, aterrorizado, comenzó a comportarse de manera extraña, experimentando terrores nocturnos y mostrando heridas inexplicables.

Glatzel y Johnson le pidieron a un sacerdote de Brookfield que bendijera la casa de Newtown, luego decidieron concentrarse no en la casa, sino en David. Trajeron a Ed y Lorraine Warren, autoproclamados investigadores paranormales, que vivían en las cercanías de Monroe y, después de examinar al pequeño, los Warren concluyeron que el niño estaba poseído por más de 40 demonios. La Diócesis de Bridgeport asignó un investigador para investigar el reclamo de "posesión diabólica".

Un año después, Arne Johnson (de 19 años), que vivía con su novia, Deborah, mató a Alan Bono, su propietario y jefe. La fiscalía, dirigida por Walter D. Flanagan, afirmó que Bono hizo un comentario obsceno sobre Glatzel, lo que ocasionó una pelea entre ellos y terminó con el apuñalamiento de Bono.

El abogado defensor de Johnson, Martin J. Minnella, afirmó que Johnson estaba poseído por demonios y, por lo tanto, era inocente. Según Ernie, quedó poseído durante el exorcismo de David realizado por un sacerdote. Según un informe de Hartford Courant del 27 de febrero de 1981, los Warren le dijeron a la policía: “Johnson se levantó de un salto y le gritó al demonio: 'Entra en mí, lucharé contigo, entra en mí'. A partir de ese momento, él quedó poseído ".

¿Cómo se desarrollaron esas afirmaciones en los tribunales? No lo hicieron. "No voy a permitir la defensa de la posesión demoníaca, punto", dijo el juez Robert Callahan. Decretó que sería imposible presentar pruebas y que el testimonio no sería científico. Minnella quería poner a cuatro sacerdotes asociados con la Diócesis de Bridgeport en el estrado de los testigos, pero el juez se negó a permitirlo.

Al final, Arne fue acusado formalmente el 19 de marzo de 1981. El juicio comenzó en Danbury el 28 de octubre de 1981, el jurado deliberó durante tres días y llegó a su veredicto el 24 de noviembre de 1981. Fue sentenciado el 18 de diciembre de 1981 por homicidio involuntario en primer grado. Fue condenado a entre 10 y 20 años de prisión y puesto en libertad por buen comportamiento después de servir un poco más de 4 años en el Instituto Correccional de Connecticut en Somers.

Arne y Deborah Johnson se casaron en 1985 y se fueron a vivir a Sherman. Según el hermano de Deborah, Carl Glatzel, murió recientemente. Ed Warren murió en 2006 y su esposa, Lorraine, lo siguió en 2019.

¡No te la pierdas!


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...