estilo de vida

¡Cuidado! Señales de que podrías padecer fibrosis quística
  • REGÍSTRATE
Estás leyendo: ¡Cuidado! Señales de que podrías padecer fibrosis quística
Comparte esta nota

¡Cuidado! Señales de que podrías padecer fibrosis quística

Wellness

Es una enfermedad muy compleja, y la mayoría desconoce los primeros síntomas

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La fibrosis quística (FQ) es una enfermedad compleja y potencialmente mortal que afecta a muchos órganos del cuerpo, incluidos los pulmones, los riñones y el tracto gastrointestinal. Es causada por una mutación genética que hace que cierta proteína deje de funcionar. Cuando esto sucede, el cloruro, un mineral que es vital para la hidratación celular, no puede moverse a la superficie de las células, lo que hace que la mucosidad se vuelva espesa y pegajosa en una variedad de órganos.

La forma predominante en que la FQ afecta al cuerpo es en el sistema gastrointestinal y respiratorio, pero causa una amplia variedad de complicaciones que afectan a todos los sistemas del cuerpo.

En los pulmones de un paciente con FQ, la mucosidad obstruye las vías respiratorias y las bacterias y otros gérmenes pueden quedar atrapados. En el páncreas, la acumulación de moco evita la liberación de enzimas digestivas que ayudan al cuerpo a absorber alimentos y nutrientes, lo que resulta en desnutrición. En el hígado, el moco espeso puede bloquear el conducto biliar y causar enfermedad hepática. Y en los hombres, la FQ puede afectar la capacidad de tener hijos, según la Cystic Fibrosis Foundation.

Cuando un canal hacia ciertos órganos, específicamente los pulmones, se deshidrata, esto puede provocar inflamación crónica e infección crónica. Es por eso que la FQ es una enfermedad progresiva que causa infecciones pulmonares persistentes y limita la capacidad de respirar con el tiempo. Y aunque los síntomas parecen obvios, en realidad dependen de muchos factores, ¡conócelos!

Síntomas de fibrosis quística

Los síntomas de la fibrosis quística pueden variar según la persona y la gravedad de la afección. Pueden aparecer en la infancia, pero para otros niños, es posible que los síntomas no comiencen hasta después de la pubertad o incluso más tarde en la vida. A medida que pasa el tiempo, los signos asociados con la enfermedad pueden mejorar o empeorar.

Uno de los primeros signos de fibrosis quística es un fuerte sabor salado en la piel. Los padres de niños con fibrosis quística han mencionado probar este sabor salado al besar a sus hijos.

Otros síntomas de la fibrosis quística son el resultado de complicaciones que afectan:

  • Los pulmones
  • El páncreas
  • El hígado
  • Otros órganos glandulares

Problemas respiratorios

El moco espeso y pegajoso asociado con la fibrosis quística a menudo bloquea los conductos que llevan el aire hacia y desde los pulmones. Esto puede causar los siguientes síntomas:

  • Sibilancias
  • Una tos persistente que produce moco espeso o flema
  • Dificultad para respirar, especialmente al hacer ejercicio
  • Infecciones pulmonares recurrentes
  • Nariz tapada
  • Senos nasales tapados

Problemas digestivos

El moco anormal también puede obstruir los canales que transportan las enzimas producidas por el páncreas al intestino delgado. Sin estas enzimas digestivas, el intestino no puede absorber los nutrientes necesarios de los alimentos, lo cual puede resultar en:

  • Heces grasosas y malolientes
  • Estreñimiento
  • Náusea
  • Abdomen hinchado
  • Pérdida de apetito
  • Escaso aumento de peso en los niños
  • Retraso en el crecimiento en los niños
  • Cómo tratar la fibrosis quística

Desafortunadamente no existe cura para la fibrosis quística, pero los tratamientos diarios pueden ayudar a los pacientes a controlar los síntomas y retrasar el daño a largo plazo. Sin embargo, estos tratamientos consumen mucho tiempo: a menudo incluyen tomar de 25 a 35 píldoras al día, así como medicamentos inhalados que relajan y despejan las vías respiratorias.

Los pacientes pueden estar tomando antibióticos inhalados que pueden tomar de 45 minutos a una hora de tratamientos 2 veces al día. En general, se recomiendan estos tratamientos de limpieza de las vías respiratorias para que las secreciones suban y salgan de los pulmones.

El tratamiento para la FQ también puede incluir suplementos de enzimas y vitaminas, medicamentos antiinflamatorios y el uso de dispositivos mecánicos para ayudar a despejar las vías respiratorias, todo lo cual puede afectar a los pacientes.

Es, de hecho, una de las pocas enfermedades con tratamientos tan grandes y complicados.

¿Ya conocías la enfermedad?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...