personajes

La oscura historia de Patrizia Reggiani, la "viuda negra" que encarna Lady Gaga
  • REGÍSTRATE
02.12.2021 22:56:40
Estás leyendo: La oscura historia de Patrizia Reggiani, la "viuda negra" que encarna Lady Gaga
Comparte esta nota

La oscura historia de Patrizia Reggiani, la "viuda negra" que encarna Lady Gaga

Personajes

No todo lo que verás en la película de "House of Gucci" es verdad y debes conocer la verdadera historia

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Mis historias oscuras favoritas son, en definitiva las de la realeza y las que existen detrás de las casas de moda más emblemáticas. Y no hay nada más oscuro que Patrizia Reggiani, o mejor conocida como "la viuda negra", que no sólo forjó un imperio, sino que también provocó el esposo de su propio ex marido. Y la historia la podremos ver en "House of Gucci", pero no sin antes conocer la historia real.

Cuando Patrizia Reggiani se casó con Maurizio Gucci en 1973, se convirtieron en una de las primeras 'power couples' de Italia: estaban a la moda y eran la envidia de las celebridades. Pero una década después, las cosas comenzaron a desmoronarse dramáticamente, cuando Maurizio heredó las acciones del 50% de su padre en Gucci y lanzó una fea batalla legal contra su familia por el control total del imperio de la moda. Por supuesto, el drama no terminó ahí para Maurizio, o para la mujer que una vez fue conocida como la "Lady Gucci" de Italia. Como cualquier buena telenovela italiana, esta historia está llena de luchas de poder, dinero, adulterio y asesinatos.

Hoy Patrizia es más famosa por contratar a un sicario para matar a su exmarido en 1995; fue el último miembro de la dinastía familiar en dirigir la marca de moda. El asesinato tuvo lugar un año después de que la pareja de moda finalmente se divorciara, cuando Maurizio fue asesinado a tiros por un sicario en las escaleras fuera de su oficina cuando llegaba al trabajo. Dos años después, Patrizia fue condenada a 29 años de prisión por planear el asesinato de su exmarido.

El próximo drama criminal biográfico de Ridley Scott, "House of Gucci" (que ya está disponible en cines), analiza los eventos anteriores y posteriores al asesinato de Maurizio. Basado en el libro de Sara Gay Forden de 2001, "The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed", el elenco repleto de estrellas incluye a Lady Gaga, Adam Driver, Jared Leto, Jeremy Irons, Salma Hayek y Al Pacino. En homenaje a la película, aquí hay una mirada retrospectiva de la mujer en la vida real en el centro de la misma, la socialité italiana a la que los medios y el público a menudo se refieren como la "Viuda Negra".

Patrizia Reggiani y Maurizio Gucci

Patrizia Reggiani Martinelli nació el 2 de diciembre de 1948 en Vignola, un pequeño pueblo a las afueras de Milán de una camarera y un hombre mucho mayor que había hecho una pequeña fortuna con su negocio en el transporte de camiones. Cuando era joven, le gustaban las cosas buenas de la vida, por lo que no fue una sorpresa cuando se abrió camino en los escalones superiores del circuito social de Milán en los años 70, donde finalmente conoció a Maurizio Gucci, uno de los herederos de la casa de moda Gucci. Maurizio era hijo de Rodolfo Gucci y nieto del fundador de la empresa, Guccio Gucci.

Patrizia tenía otros pretendientes, pero sus ojos violetas y su pequeña figura hipnotizaron al joven Gucci cuando se conocieron la noche del 23 de noviembre de 1970. Para él, fue amor a primera vista; para ella, fue el comienzo de la conquista de uno de los jóvenes solteros más destacados de Milán y uno de los nombres más glamorosos de Italia. Él tenía 22 años, ella 21.

“Conocí a Maurizio en una fiesta y se enamoró locamente de mí. Era emocionante y diferente ", dijo Patrizia a The Guardian en una entrevista en profundidad en 2016." No pensé mucho en él al principio. No era más que el chico tranquilo cuyos dientes se cruzaban al frente ".

Cuando la pareja se casó el 28 de octubre de 1972, la boda fue uno de los grandes eventos sociales del año, pero ninguno de los parientes de Maurizio estuvo ahí. La unión provocó una ruptura entre Maurizio y su padre Rodolfo, quien desaprobaba los antecedentes de Patrizia y, sin duda, su fuerte personalidad. Es cierto que Maurizio era hijo único, cuya madre había muerto cuando él tenía 5 años, y su padre siempre había sido sobreprotector, pero Rodolfo creía que Patrizia era “una escaladora social que no tiene nada en mente más que el dinero”.

A pesar de la desaprobación inicial, Rodolfo finalmente regaló a su hijo y a su nueva nuera un ático de lujo en la glamorosa Torre Olímpica de Nueva York. La pareja se mudó al centro de Manhattan y se volvió activa en los círculos sociales de Nueva York, haciendo apariciones regulares en fiestas y desfiles de moda, y se hizo amiga de Jackie Onassis y los Kennedy. Vivían de manera extravagante, la matrícula personalizada de su automóvil decía "Mauizia", y la pareja navegó a islas privadas en un yate, se quedó en un chalet de esquí en St. Moritz y era dueña de una casa en Acapulco, así como una granja en Connecticut.

Patrizia se deleitó con su lujoso estilo de vida. Una de sus citas más famosas: "Prefiero llorar en un Rolls-Royce que ser feliz en una bicicleta". La pareja también tuvo 2 hijas: Alessandra, que nació en 1976, y Allegra, que nació en 1981.

Pero todo lo bueno debe llegar a su fin y en 1982, Maurizio, Patrizia y sus dos hijas abandonaron Nueva York y regresaron a Milán para recuperar el control del negocio familiar.

¿El principio del fin?

Rodolfo Gucci murió el 15 de mayo de 1983 y las cosas empezaron a desmoronarse poco después. Rodolfo era uno de los 6 hijos (5 de los cuales eran hijos) de Guccio Gucci, el fundador de la casa de moda Gucci. Después de la muerte de Guccio en 1953, hubo mucha rivalidad entre hermanos para mantener el poder dentro de la empresa. Para 1974, el negocio se había dividido 50/50 entre Rodolfo y su hermano mayor, Aldo (1905-1990), con otros hermanos desempeñando roles clave dentro de la empresa. Como hijo único, a la muerte de Rodolfo, Maurizio heredó la propiedad del negocio de su padre y lanzó una fea batalla legal contra su tío Aldo por el control total de la empresa. (Este fue un procesamiento dirigido por el entonces fiscal de la ciudad Rudolph Giuliani, ahora más conocido como el controvertido abogado personal de Trump). Maurizio luchó contra su tío y sus primos durante años hasta que logró un complot para comprarlos con la ayuda de una inversión con sede en Bahréin, Investcorp.

Patrizia había desempeñado un papel clave en la empresa durante años, pero después de que Maurizio asumió el control, fue olvidada y su matrimonio comenzó a desmoronarse. Como director ejecutivo, despidió a otros parientes de la empresa y trató de reconstruir el estado en decadencia de Gucci. "Maurizio se volvió loco", dijo Patrizia a The Guardian. “Hasta entonces yo era su asesora principal sobre todos los asuntos de Gucci. Pero él quería ser el mejor y dejó de escucharme ".

La marca Gucci había estado perdiendo prestigio por el exceso de licencias de su famoso logotipo de doble G y por la producción en masa de bolsos de lona. Maurizio tenía un plan para restaurarlo a la gloria de alta gama volviendo a la exquisita artesanía sobre la que se había construido la empresa. Pero debido a una serie de malas decisiones comerciales de Maurizio, la empresa continuó perdiendo millones durante los siguientes años.

Mientras tanto, la vida en el hogar se estaba deteriorando para Maurizio y Patrizia. En un movimiento impactante y aparentemente repentino, Maurizio hizo su maleta una noche en 1985, diciéndole a su esposa que se iba de viaje de negocios a Florencia y que nunca regresó a casa. Al día siguiente, envió a un amigo a decirle a Patrizia que no regresaría y que su matrimonio había terminado. Después de 12 años de matrimonio, Maurizio abandonó a su familia, incluidas sus hijas Allegra y Alessandra.

Como parte del acuerdo de divorcio, Maurizio acordó pagarle a Patrizia una pensión alimenticia anual de $ 1,47 millones. Pero, por ley, ya no se le permitía usar el apellido Gucci.

En algún momento, Maurizio reconectó con una vieja amiga del circuito de fiestas europeo, Paola Franchi, que ahora es diseñadora de interiores. Ambos estaban en matrimonios problemáticos. “Nos enamoramos de inmediato”, le dijo Paola a The Guardian. "Maurizio solía decirme que éramos dos mitades de la misma manzana".

Después de dejar Patrizia, Maurizio vivió con Paola y su hijo durante 5 años. Paola también reveló en entrevistas que Patrizia acechaba a Maurizio y que a menudo lo llamaba amenazando con matarlo. Paola dijo que le suplicó a Maurizio que contratara a un guardaespaldas, pero él se negó. "No creía que Patrizia cumpliera con su amenaza debido a sus niñas".

Paola fue retratada en los medios como una cazafortunas, pero dejó de lado esas afirmaciones y dijo: "En realidad, mi marido anterior, a quien dejé por Maurizio, era aún más rico, así que todo fue una tontería".

Durante su relación con Paola, Maurizio gastó enormes sumas de dinero, tanto las suyas como las de la empresa, con un abandono tan imprudente que, tras repetidas pérdidas, se vio obligado a vender todas sus acciones de Gucci a Investcorp, la empresa a la que había utilizado para forzar su a su familia a dejarla. El grupo de inversión con sede en Bahrein obtuvo el control de la Casa Gucci en 1993 después de pagar a Maurizio 170 millones de dólares. A partir del lunes 26 de septiembre de 1993, Investcorp controló el 100% de Gucci.

"Estaba enojada con Maurizio por muchas, muchas cosas en ese momento", dijo. “Pero sobre todo, esto. Perder el negocio familiar. Fue estúpido. Fue un fracaso. Estaba llena de rabia, pero no había nada que pudiera hacer. No debería haberme hecho eso".

El asesinato

El 27 de marzo de 1995, alrededor de las 8:30 de la mañana, Giuseppe Onorato (entonces portero del edificio de Via Palestro 20, donde se ubicaba la oficina privada de Maurizio) estaba barriendo hojas cuando apareció el heredero subiendo las escaleras vistiendo un traje de lana gris Príncipe de Gales, una camisa azul impecable y una corbata Gucci de seda azul.

"Señor Gucci llegó con algunas revistas y le di los buenos días ”, recordó para The Guardian. “Entonces vi una mano. Era una mano hermosa y limpia, y apuntaba con un arma".

Se dispararon cuatro tiros: tres a la espalda de Maurizio y un cuarto a la cabeza. Luego, cuando el tirador vio a Onorato, el único testigo presencial, disparó dos veces más y le dio en el brazo. Aún herido, de alguna manera, Onorato se acercó Maurizio. "Estaba acunando la cabeza del Sr. Gucci", continuó. "Murió en mis brazos".

Patrizia era un sospechosa inmediata, considerando que había amenazado públicamente con matar a su ex en numerosas ocasiones después de su separación. Pero sin pruebas, el caso se enfrió durante dos años.

Un circo mediático

No fue hasta casi dos años después, en 1997, que las cosas comenzaron a desmoronarse, después de que uno de los cómplices de Patrizia se jactara de asesinar a la persona equivocada. Un aviso anónimo apuntó a Ivano Savioni, un portero del hotel que había sido contactado por la psíquica personal de Patrizia, Giuseppina Auriemma, para ayudarla a contratar al asesino a sueldo Benedetto Ceraulo y al conductor del automóvil Orazio Cicala.

El juicio comenzó a desarrollarse en la mañana del 2 de junio de 1998. Fue como una telenovela de la vida real, cautivando a Italia con historias escandalosas de infidelidad, ropa de diseñador, riqueza extraordinaria, venganza y una psíquica certificada convertida en cómplice. Patrizia estaba bajo constante escrutinio por una prensa posiblemente misógina que la apodó "Vedova Nera" (que se traduce como la Viuda Negra) y la describió como una mujer codiciosa y despreciada que buscaba venganza.

Por supuesto, había muchas pruebas condenatorias contra Patrizia. A lo largo de los años, le había dicho a numerosos amigos y periodistas que deseaba que Maurizio estuviera muerto. Luego hubo una evidencia sorprendente que se descubrió cuando la policía registró la casa de Patrizia: su diario Cartier, que tenía una entrada de una palabra escrita en letras mayúsculas el día del asesinato de Maurizio: "PARADEISOS", la palabra griega para paraíso. A pesar de la evidencia, Patrizia mantuvo su inocencia, y sus abogados le dijeron al tribunal que las "amenazas eran las divagaciones de una mujer con trastornos mentales", informó The New York Times. Pero un panel psiquiátrico llegó a la conclusión de que Patrizia era "mentalmente competente" en el momento del juicio.

Durante el juicio, Patrizia afirmó que su psíquica Giuseppina estaba realmente detrás de todo y había tratado de chantajearla. “Nunca dejes que una zorra amigable entre en el gallinero”, dijo Patrizia a los miembros del jurado cuando habló de su ex mejor amiga. "Tarde o temprano podría tener hambre". Por supuesto, se contradijo poco después durante el contrainterrogatorio y dijo que se había visto obligada a pagarle a Giuseppina 365 mil dólares antes de hacer la desconcertante afirmación: "Valió cada centavo".

Poco después de las 5 de la tarde del 3 de noviembre, después de casi siete horas de deliberaciones, Patrizia Martinelli Reggiani y los cuatro cómplices fueron declarados culpables del asesinato de Maurizio Gucci. Las sentencias, que en los tribunales italianos se dictan en el momento del veredicto, fueron las siguientes: Patrizia Reggiani, 29 años; Orazio Cicala (el conductor del auto de la fuga), 29 años; Ivano Savioni (el portero del hotel), 26 años; Giuseppina Auriemma (la psíquica), 25 años. Solo el pistolero, Benedetto Ceraulo, fue condenado a cadena perpetua.

Los periodistas y las cámaras que llenaban la sala presionaron contra Patrizia, quien se acurrucó entre sus abogados. "La verdad es hija del tiempo", dijo antes de cerrar la boca con firmeza, negándose a decir más.

Las hijas de la pareja (Alessandra, entonces de 21 años, y Allegra, entonces de 17) argumentaron que la condena de Patrizia debería ser anulada, alegando que un tumor cerebral benigno había alterado el comportamiento y la personalidad de su madre. Es cierto que a Patrizia le diagnosticaron un tumor cerebral en 1992, pero se lo extirparon sin consecuencias negativas así que la solicitud fue denegada.

Después de la condena, Alessandra y Allegra, que ahora tienen 40 años y siempre han estado con su madre (al menos públicamente), heredaron directamente los millones de Maurizio Gucci, así como el yate y las propiedades en Nueva York, Saint Moritz y Milán. Patrizia se declaró nullatenente, la palabra italiana para quiebra, que significa "una persona que no tiene nada".

¿Dónde está ahora?

En octubre de 2011, Patrizia se convirtió en elegible para la libertad condicional en virtud de un programa de liberación laboral, pero se negó y dijo: "Nunca he trabajado en mi vida y ciertamente no voy a empezar ahora". Pero en un par de años cambiaría de opinión.

Su sentencia original de 29 años se redujo a 26 años, y en 2014, después de cumplir 16 años de prisión, a lo que ella se refirió como “mi estadía en Vittore Residence”, Patrizia comenzó un programa de liberación laboral. Después de su liberación, Patrizia fue contratada como consultora de diseño por la marca con sede en Milán Bozart, una empresa de bisutería que se hizo famosa en la década de 1980 por vestir a Madonna y Pamela Anderson, e incluso al personaje de Linda Evans, Krystle Carrington, en la exitosa telenovela, “Dinastía”.

Casi al mismo tiempo que comenzó en Bozart, fue acosada por un equipo de televisión de un reality show italiano que le preguntó: “Patrizia, ¿por qué contrataste a un sicario para matar a Maurizio Gucci? ¿Por qué no le disparaste tú mismo?

"Mi vista no es tan buena", dijo inexpresiva. "No quería fallar".

Ese mismo año, también le dijo al diario italiano La Repubblica que, ahora que estaba disponible nuevamente, esperaba volver al redil de la empresa. “Me necesitan”, dijo. "Todavía me siento como una Gucci, de hecho, la más Gucci de todos".

¿Ya la conocías?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...