personajes

Los misterios sin resolver de la muerte de Selena Quintanilla
  • REGÍSTRATE
24.02.2021 17:32:47
Estás leyendo: Los misterios sin resolver de la muerte de Selena Quintanilla
Comparte esta nota

Los misterios sin resolver de la muerte de Selena Quintanilla

Personajes

El 31 de marzo de 1995, murió al Reina del tex-mex, y todavía hay muchas preguntas al respecto

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El 31 de marzo de 1995, la vida de una joven y prometedora estrella del pop fue apagada, cruelmente arrebatada por una amiga y colega a quien la cantante había confiado su sustento. La cantante nacida en Texas, Selena Quintanilla, estaba siendo catalogada como la Madonna Latina en ese momento, no solo porque también adoptó un solo apodo, sino porque su estilo, atractivo sexual y voz reconocible al instante la habían convertido en un ícono en el norte de México y el sur de Estados Unidos.

La reina del tex-mex (una fusión de polka, country y jazz popular en Texas y sus alrededores) nunca tuvo la oportunidad de expandir su reinado a otros rincones del mundo, pues fue asesinada a sangre fría con solo 23 años de edad. Hoy, más de dos décadas después, los millones que amaban la música de Selena y la veían como un modelo a seguir aún lamentan su pérdida y aún insultan a su asesina. Ésta es la verdad no contada de su trágico asesinato.

Selena y Yolanda Saldívar

Selena fue asesinada a balazos por una mujer que conocía y en la que confiaba desde hacía algún tiempo, una mujer llamada Yolanda Saldivar. Al ser una compañera latina y entusiasta fanática de la música tejana, Saldívar se obsesionó con Selena después de verla actuar en vivo, convirtiendo su apartamento en un "santuario" para la cantante, según un ex compañero de cuarto. Queriendo involucrarse más de cerca con su carrera, Saldívar se comunicó con los padres de Selena para preguntarles sobre cómo iniciar su club de fans.

El padre de Selena, Abraham Quintanilla, estuvo de acuerdo y nombró a Saldívar presidente del club, que más tarde lo llevaría a un puesto directivo en la incipiente cadena de boutiques de Selena, "Selena Etc". La sensata Saldívar era popular dentro de la familia Quintanilla, hasta que empezó a desaparecer el dinero.

Después de recibir personalmente quejas de los miembros del club de fans, así como de los clientes y el personal de las dos tiendas de "Selena Etc"., Abraham contó los libros y se sorprendió al descubrir que no se contabilizaron $30 mil dólares, los cuales fueron robados por la mujer a cargo de todo. "Mi hija Selena fue asesinada esta mañana por un empleado descontento", dijo su angustiado padre a los periodistas del Memorial Medical Center poco después de la 1:00 pm. "Hubo discrepancias con el club de fans y resultaron en el asesinato de Selena".

¿Una trampa?

Saldívar negó haber cometido algún delito cuando la interrogaron sobre robarle a la familia, pero, según un informe del New York Times, hizo un depósito de 100 dólares para una pistola solo dos días después de ser confrontada. Al darse cuenta de que todo había terminado, acordó encontrarse con Selena en un motel, "Days Inn" en la ciudad natal de la cantante, Corpus Christi, y le dijo que necesitaba explicarle las cosas en persona. Sin embargo, se llevó la pistola y cuando se enteró de que Selena había venido a despedirla, la sacó de su bolso.

Selena recibió un disparo en la espalda mientras huía de la habitación, pero la bala penetró justo debajo del omóplato derecho y cortó una arteria vital. Aún así, la cantante siguió corriendo y pudo recorrer una distancia considerable hasta el vestíbulo del motel a tiempo para nombrar al culpable.

La recepcionista del hotel, Shawna Vela, describió más tarde cómo la superestrella hispana dejó un rastro de sangre de cientos de metros de largo detrás de ella mientras escapaba y luego se derrumbó frente a su escritorio. Vela le dijo a la corte que Selena gritó: "Ella me disparó. Está en la habitación 158. Cierra la puerta o me disparará de nuevo". La última palabra que pronunció la cantante moribunda antes de perder el conocimiento fue: "Yolanda".

Como si nombrarla no hubiera sido suficiente, Selena se derrumbó agarrando un anillo de diamantes que había sido un regalo de Saldívar, dejando muy pocas dudas sobre lo que le había sucedido. Las autoridades deducirían más tarde que Selena estaba en el proceso de devolver el anillo cuando la empleada descontenta perdió la cabeza y le disparó. y abrió.

Después del tiroteo, Saldívar se dirigió a su vehículo para huir, pero varios policías la intervinieron rápidamente en el estacionamiento cuando les llegó la noticia de lo que había sucedido (y a quién le había sucedido). La sospechosa se apuntó de inmediato con su arma y amenazó con suicidarse en el acto, lo que provocó un enfrentamiento con las autoridades que duró casi 10 horas.

Saldívar estaba sentada al volante de una camioneta roja que le había pedido prestada a su sobrino con la pistola en la sien mientras oficiales entrenados intentaban convencerla de que se rindiera. Para cuando lograron convencerla de que bajara el arma y saliera del vehículo, una gran multitud se había reunido en una estación de servicio al otro lado de la calle, a pesar del clima lluvioso. Los equipos de televisión y los reporteros se mezclaron con los fanáticos, muchos de ellos mujeres jóvenes que lloraban y oraban mientras escuchaban la música de Selena en radiocaseteras y radios de automóviles.

El juicio

Si no fuera por el hecho de que tuvo lugar durante el mismo año que O.J. Simpson, el tiroteo de Selena habría sido la historia más importante de 1995. Sin embargo, el juez, Mike Westergren, negó la solicitud de transmitir el juicio por televisión. Los fanáticos de la estrella asesinada estaban furiosos por la decisión de mantener los procedimientos en privado, pero Westergren desconfiaba de la intensa publicidad que estaba recibiendo el caso y, en aras de un juicio justo, lo alejó de la ciudad natal de Selena.

Houston fue elegida como la nueva ubicación del juicio, pero pronto se hizo evidente que Houston no estaba lo suficientemente lejos. Si bien el juicio no iba a ser transmitido por televisión, no había ninguna regla que prohibiera la transmisión del funeral de Selena, y las estaciones de noticias de todo el mundo transmitieron imágenes de 30 mil personas en duelo.

La familia incluso tuvo que usar un ataúd abierto para disipar los rumores de que todo había sido organizado, tales eran los niveles de negación entre sus partidarios. Fue literalmente la única historia que cubrieron las estaciones de noticias mexicanas en ese momento, y la conmoción se extendió hacia el norte a través de los Estados, lo que significa que para cuando Saldívar fue a juicio, no había un pueblo a cientos de millas de Texas que no estuviera al tanto de la situación.

¿Un accidente?

Fue durante esas 10 horas que pasaron en desacuerdo en un estacionamiento de Days Inn que Saldívar dio por primera vez su versión de los hechos que tuvieron lugar en la habitación 158, y explicó a los oficiales que había disparado contra Selena por accidente porque no tenía experiencia con un arma de fuego. Según Saldívar, fue ella quien le dijo a Selena que pretendía poner fin a su relación laboral, lo que provocó que la cantante se le aventara a su empleada.

"Se acabó Selena, ya no puedo trabajar para ti", afirmó haber dicho en respuesta. "Ella bajó, me agarró de los pies y me dijo que no la dejara", continuó Saldívar, "y cuando caminaba hacia la puerta, iba en ángulo. Le dije: 'No cierres la puerta'. Y en ese instante, el arma se disparó”. Si bien parece una historia poco probable, el hecho de que la policía no lo haya incluido en su declaración oficial casi les arruina el juicio.

Fueron los oficiales de policía de Corpus Christi los que hicieron el arresto, aunque los Texas Rangers también fueron llamados a la escena, y uno causó revuelo cuando le dijo a la corte que Saldívar no estaba contenta con la redacción de la confesión que le hizo la policía. "Dudó en firmar la declaración porque no tenía la palabra 'accidente' o 'accidental'", dijo el guardabosques Robert Garza. "No reflejaba lo que ella había dicho, según ella".

Confesión forzada o no, el jurado simplemente no creyó la historia de Saldívar de que el arma se disparó por sí sola. Su defensa intentó pintar un cuadro del trabajo descuidado de la policía local y culpó de todo el evento al autoritario padre de Selena: Saldívar alegó que Abraham Quintanilla la odiaba, difundió rumores de que era lesbiana e incluso lo acusó de violarla, lo que él negó. Al final, su abogado llamó a un total de 5 testigos (tres miembros del personal del motel, un policía y el maestro de séptimo grado de Saldívar) mientras que la fiscalía llamó a 33, presentando más de 120 pruebas a los jurados.

En conclusión y por obvias razones, Yolanda fue declarada culpable de asesinato en menos de dos horas de deliberación.

Por suerte para Saldívar, la pena de muerte estaba descartada porque el homicidio carecía de las circunstancias agravantes de un delito capital. Sin embargo, eso no pareció consolarla. Cuando se le preguntó si tenía algo que decir sobre el veredicto de culpabilidad, Saldívar respondió "No, señor", y luego lloró cuando el juez la sentenció a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional durante 30 años.

¿Un embarazo?

En 2016, Saldívar dio una rara entrevista televisiva desde detrás de las rejas, en la que explicó una parte de su historia que previamente había sido descartada como un rumor: Selena estaba embarazada cuando le disparó. La confidente, convertida en asesina, de la cantante afirma que le prometió a Selena que "llevaría este secreto a la tumba" después de escuchar que le mencionaba a una amiga que estaba embarazada. "Las personas que no quieren conocer la vida personal de Selena, y solo se preocupan por el aspecto de la celebridad, no le hacen justicia", dijo Saldívar a RTS "porque sufrió mucho".

Saldívar continuó explicando que la Selena que los fanáticos conocían no era la misma mujer que vio luchando con el peso de la expectativa sobre sus hombros, tanto a nivel profesional, como personal. "El público cree que Selena siempre fue tan feliz y alegre, pero no lo fue", dijo. "La vi llorar".

Por su parte, el esposo de la cantante, Chris Pérez, siempre ha descartado las afirmaciones de que su esposa estaba embarazada en el momento de su muerte, y se ha enojado cada vez más con los rumores sobre la vida privada de Selena a lo largo de los años. "Había algunas cosas que eran simplemente ridículas", dijo. "Lo que me molestó es que lo dijeron como si fuera un hecho, como, sé que esto es cierto. Y realmente me enojó".

¿Ya sabías todo esto?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...