personajes

¿Quién fue Antoine de Saint-Euxpery, autor de "El Principito"?
  • REGÍSTRATE
23.04.2021 03:22:44
Estás leyendo: ¿Quién fue Antoine de Saint-Euxpery, autor de "El Principito"?
Comparte esta nota

¿Quién fue Antoine de Saint-Euxpery, autor de "El Principito"?

Personajes

Uno de los actores más reconocidos en el mundo, y que seguro no conoces su historia

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Antoine de Saint-Exupéry, autor de renombre mundial, mejor conocido por escribir "El Principito" y otras importantes obras de la literatura, también fue un pionero de la aviación que perdió la vida en circunstancias misteriosas durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Sabes quién fue y cuál es su historia de vida?

Nacido en Lyon, Francia en 1900, Antoine de Saint-Exupéry fue adoptado por una familia aristocrática después de perder a su familia a una temprana edad. Creció con relativa comodidad, aunque se acostumbró a la angustia cuando su amado hermano menor, François, murió de fiebre reumática con solo 15 años. Antoine fue estudiante durante la Primera Guerra Mundial y se unió al ejército francés en 1921. Su primer destino fue en la caballería, pero desde que tomó su primer vuelo en avión en 1912, supo que quería ser piloto. Asegurándose el traslado a la Fuerza Aérea Francesa, Saint-Exupéry viajó en solitario por primera vez en un triplano Sopwith y así ganó sus alas de piloto. Así comenzó una historia de amor, que se convirtió en una obsesión por volar que duraría el resto de su vida.

Después de un breve destino a Marruecos en el norte de África, Saint-Exupéry dejó la fuerza aérea, pero no dejó de volar. A principios de 1923 se estrelló su avión y sufrió una fractura de cráneo. Sin inmutarse, comenzó una carrera como piloto de correo, volando por toda Europa occidental y África del Norte. Su amor por el desierto y la gente que vivía ahí llevó a Saint-Exupéry a convertirse en director de un aeródromo en el Sahara occidental. Desde ahí, voló por toda la región, entre otras cosas, rescatando a los pilotos cuyos aviones se habían hundido en la dura y terrible región.

En 1929, Saint-Exupéry se mudó a Argentina, donde se convirtió en director de una línea de correo aéreo. También comenzó a escribir, publicando sus dos primeras novelas, "Southern Mail" y "Night Flight", basadas en sus propias aventuras.

Fue ahí donde conoció a quien se volvería su esposa, la millonaria salvadoreña, Consuelo Suncín, y con quien tuvo hijos.

Su mayor aventura llegó en 1935 cuando intentó un vuelo de París a Saigón en la Indochina gobernada por Francia en un intento por batir el récord de velocidad aérea para esa distancia. Su avión, un monoplano turístico Caudron Simoun, se estrelló en el Sahara después de 20 horas de vuelo. Saint-Exupéry y su navegante no tomaron más que un poco de vino, un termo de café, un par de naranjas, uvas y un poco de chocolate con unas cuantas galletas. Después de 4 días estaban casi muertos, hasta que un miembro de una tribu del desierto los rescató. La experiencia se convertiría en el evento central de las memorias de 1939 de Saint-Exupéry, "Viento, arena y estrellas."


Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial en 1939, Saint-Exupéry se estaba recuperando de las lesiones graves que había recibido en otro accidente aéreo en Guatemala durante el año anterior. Sin embargo, solicitó su admisión y fue aceptado como piloto de reconocimiento en la Fuerza Aérea francesa. Después del colapso de Francia, huyó a los Estados Unidos, pasando los siguientes dos años ahí y en Canadá abogando por la liberación de su país de la ocupación alemana y también denunciando al estado francés de Vichy que colaboró con los nazis. Fue durante su estadía en los Estados Unidos cuando Saint-Exupéry escribió "El Principito", que se publicó ahí en 1943.

Saint-Exupéry estaba desesperado no solo por volver al aire, sino por reincorporarse a la lucha por su tierra natal. Sin embargo, tenía 43 años y una serie de lesiones que le impedían girar la cabeza hacia la izquierda o incluso vestirse sin ayuda. Saint-Exupéry era una figura de renombre internacional, sin embargo, cuya participación en los esfuerzos militares de la Francia Libre tendría un enorme valor publicitario; por lo que era inevitable que se le concedieran sus repetidas solicitudes para volver al servicio. Por lo tanto, regresó al servicio en el norte de África como piloto de reconocimiento en abril de 1943. Sin embargo, un accidente en su segundo vuelo no presagiaba nada bueno para el futuro de Saint-Exupéry, pero, no obstante, volvió a entrar en servicio después de recuperarse.

El 31 de julio de 1944, en preparación para la inminente 'Operación Dragón', la invasión aliada del sur de Francia, Saint-Exupéry despegó de un aeródromo en la isla de Córcega para tomar fotografías de reconocimiento en el área de Grenoble, Francia. Pero nunca regresó.

Ocho días después, Saint-Exupéry fue declarado oficialmente desaparecido en combate, presuntamente abatido por el enemigo. Exactamente lo que sucedió sigue siendo un misterio.


En 1998, un pescador francés encontró el brazalete de identidad de Saint-Exupéry en el océano frente a Marsella, y dos años después, los buzos encontraron los restos de su avión en la misma zona. Esto condujo al redescubrimiento de informes de agosto de 1944, del descubrimiento de un cuerpo que no pudo ser identificado pero que estaba en uniforme francés bañándose en tierra cerca en ese momento. Sin embargo, esta ubicación estaba lejos de la ruta de vuelo de Saint-Exupéry. Aunque hubo informes, nunca confirmados, de que un piloto alemán había derribado un avión en el área el 31 de julio, los arqueólogos submarinos no pudieron encontrar ninguna evidencia de daño por acción enemiga en los restos del avión.

Independientemente de cómo se encontró con su destino, el dedicado servicio de Antoine de Saint-Exupéry a su país durante la Segunda Guerra Mundial ofreció un punto culminante apropiado para su obra literaria que continúa deleitando a jóvenes y mayores hasta el día de hoy.

¿Ya leíste el libro?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...