personajes

El Príncipe Carlos antes de la controversia: Así se veía de joven
  • REGÍSTRATE
01.12.2020 05:32:14
Estás leyendo: El Príncipe Carlos antes de la controversia: Así se veía de joven
Comparte esta nota

El Príncipe Carlos antes de la controversia: Así se veía de joven

Personajes

Tal vez no sea el preferido de la audiencia, pero la verdad es que ha tenido una vida difícil

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Hoy en día, es fácil ver al Príncipe Carlos sonriendo y hablando abiertamente sobre los temas que le apasionan. Acompaña a su esposa, Camilla Parker Bowles a donde sea, y siempre está bromeando con sus hijos, jugando con sus nietos y cumpliendo con sus deberes reales. Pero no siempre fue así. De hecho, de joven, y antes de las controversias, era una persona completamente diferente.

Mucho antes de que aparecieran Diana y Camilla en su vida, Carlos tuvo una adolescencia e infancia desafiante. Sólo porque sea el heredero al trono, no quiere decir que haya tenido todo a su disposición. Si bien disfrutó de los ricos privilegios que conlleva ser el primogénito de la Reina Isabel, la educación de Carlos estuvo plagada de grandes expectativas, grandes decepciones e incluso algunas intimidaciones.

Carlos, y su infancia difícil

El 14 de noviembre de 1948, la Reina Isabel II y el Príncipe Felipe dieron la bienvenida a su primer hijo y al futuro rey. La reina amamantó a Carlos al principio, hasta que enfermó de sarampión y tuvo que detenerse. A partir de entonces, Su Real Majestad a menudo estuvo separada de su hijo durante largos períodos de tiempo, debido a viajes al extranjero y a sus diversos deberes reales.

Felipe, también en servicio real durante gran parte de la juventud de su hijo, de igual forma luchó por encontrar tiempo con su hijo. Pero cuando tuvo tiempo libre, Felipe se centró en enseñarle a Carlos cómo pescar y cazar.

Pero el tiempo que pasaron juntos no siempre fue agradable. Como señala la biógrafa real Sally Bedell Smith en "Prince Charles: The Passions and Paradoxes of an Improbable Life", Carlos era a menudo "menospreciado" por la personalidad "enérgica" de su padre. A Felipe le preocupaba que su hijo fuera demasiado "blando" y temía que se volviera vulnerable y débil.

Como resultado, las tendencias de macho alfa de Felipe a menudo se consideraban como "bullying". Su hermana, la princesa Ana, también fue víctima del estricto estilo de crianza de su padre, pero al ser la más extrovertida, ignoraba sus palabras. Carlos, por otro lado, era mucho más sensible.

Una historia particularmente conmovedora en el libro de Smith detalla lo mucho que el príncipe Carlos se tomó las críticas. Cuando tenía solo 8 años, asistió a un almuerzo en la finca Mountbatten. Durante la comida, el pequeño estaba quitando los tallos de sus fresas silvestres y Lord Mountbatten le dijo: "No, no. Sujétalas por los tallos para mojarlas en azúcar". Segundos más tarde, el pobre Carlos estaba tratando desesperadamente de volver a unir los tallos.

Al principio, Carlos fue educado en casa por la institutriz Catherine Peebles. A medida que progresaba, finalmente se mudó a Hill House School en Londres y luego a Cheam. Durante sus primeros años, el Príncipe supuestamente luchó para hacer amigos, según The Sun. Siendo el heredero del trono, a menudo se encontraba a merced de los bullies. Según los informes, lo ridiculizaron por sus "orejas protuberantes" y llamaron el príncipe "gordo".

En un intento de ayudar Carlos a "construir su carácter", Felipe envió a su hijo a Gordonstoun en 1962, el internado del alma mater de Felipe en Escocia. Su experiencia en la institución escocesa sigue siendo motivo de controversia. La escuela, respondiendo a la dura representación de la experiencia de Carlos ahí en la temporada 2 del exitoso drama de Netflix, "The Crown", declara que un discurso del propio Príncipe de Gales demuestra que, de hecho, disfrutó de su tiempo en la escuela.

Según los informes, Carlos dio los siguientes comentarios al lanzar su organización benéfica, The Prince's Trust: "Gordonstoun fue difícil en el sentido de que exigía más de ti como individuo que la mayoría de las otras escuelas, mental o físicamente. Tengo la suerte de que creo que me enseñó mucho sobre mí y mis propias habilidades y discapacidades."

Aún así, otros informes indican que a Carlos odió su tiempo ahí, supuestamente etiquetándolo como "un infierno absoluto". De cualquier manera, el príncipe Carlos terminó quedándose en Gordonstoun hasta 1967. Pero cuando llegó el momento de que Carlos eligiera dónde iban sus propios hijos a la escuela, eligió Eton.


​El Príncipe Carlos, el 'sex symbol'

Aunque no sobresalió en todos los desafíos atléticos que su padre quería que hiciera, a Carlos le gustó el polo. A mediados y finales de la década de 1960, el príncipe competía en partidos de polo, al igual que su padre. Desafortunadamente, el futuro rey sufrió muchas lesiones a lo largo de los años a causa del deporte, incluso llegó a necesitar puntos en la mejilla y sufrió el dolor de un disco degenerativo en la espalda.

En un partido de polo de 1970 en Windsor, Carlos, de 22 años, conoció a Camilla Shand por primera vez. La pareja disfrutó de un romance vertiginoso hasta que el príncipe partió para la Royal Navy en 1971. Seis años después, conoció a Lady Diana Spencer y se casó con ella en 1981.

El matrimonio de Carlos y Diana, sin embargo, estuvo plagado de escándalos desde el principio. Camilla y el Príncipe todavía albergaban sentimientos el uno por el otro según todos los informes, y después de la trágica muerte de Diana en 1997, el príncipe continuó saliendo con Camilla. En 2005, se casaron oficialmente.

Aunque la juventud de Carlos estuvo llena de dolor, el futuro rey, hoy, está prosperando. En 2004, el Príncipe de Gales fundó el Proyecto de Contabilidad para la Sostenibilidad (A4S) para influir en los líderes financieros para realizar cambios en sus negocios que ayudarían a contribuir a una economía estable. También inició la Campaña por la Lana para repopularizarla como tejido sostenible. En 2007, Charles trabajó en Mosaic, que ayuda a crear oportunidades para los jóvenes en comunidades pobres.

Ahora con 72 años y abuelo del Príncipe George, Charlotte, Louis y Archie, trabaja arduamente para garantizar que la educación de sus nietos esté llena de alegría, tal vez en un esfuerzo por brindarles una infancia muy diferente a la que experimentó.

¿Ya conocías su historia?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...